Restaurante Photo bistro

Mi primera vez fue en una noche de semana cualquiera, y desde entonces me ha seguido gustando. Por suerte he tenido la oportunidad de regresar varias veces a este restaurante que se ubica en la plaza Citlaltépelt, una glorieta al cruce de la avenida Amsterdam y la calle Citlaltépelt, en la colonia Condesa. Con una cordial bienvenida nos propusieron una mesa en el fondo de la sala que es angosta y alargada con un aspecto de pasillo un poco retro. El mobiliario es el típico de los bistrots franceses clásicos, de mesas y sillas de madera, cuenta con una original mesa alargada y alta, donde los clientes pueden instalarse a comer de modo mas informal que en una mesa tradicional. También cuenta con un bar bastante bien integrado al conjunto de la sala. La gran originalidad del Photo bistro es que cuenta con una exposición de fotografías, de allí el nombre, compuesta por unas 12 fotografías de gran tamaño colocadas sobre las paredes con un ingenioso sistema tubular que le da un aspecto mas moderno al lugar, en contraste con el mobiliario. Estas fotografías que aparentemente son de un mismo artista por exposición cambian cada 2 meses.
La carta, presentada en un gran y único pizarrón, es de inspiración franco mediterránea, desde los patés ( patés de campagne), las terrinas o las tapas de mariscos (pulpos en su tinta), hasta platillos fuertes ya más franceses como la tradicional entrecote con papas pasando por unos mejillones al vino blanco. La elección me resulta cada vez mas difícil ya que al leer esta carta francamente se antoja probar todo. Lo mejor para el final, los postres ! La propuesta es variada y para los amantes del chocolate, entre los cuales me incluyo, la mousse de chocolate es verdaderamente deliciosa, rico sabor a cacao y no a leche, sin tanta azúcar pero sin ser amargo, un orgasmo para el paladar!
Los platillos probados en el Photo bistro nunca me han decepcionado, cada uno en su genero y estilo ha sido una grata sorpresa, los mejillones cocidos en su punto con un ligero sabor a vino blanco pero que no opaca el sabor original del marisco. La entrecote resultó ser también una formidable sorpresa ya que es un corte de carne no tan fácil de cocer. El termino medio de la cocción fue realmente eso y no lo que pasa muy frecuentemente que el corte de carne acaba demasiado cocido como si fuera una milanesa. El acompañamiento tradicional son las papas fritas (conocidas también como papas a la francesa) que están perfectamente bien hechas, crujientes por fuera y suaves por dentro y , cosa importante no bañan en aceite como desgraciadamente también sucede muchas veces.
La carta de vinos es amplia con vinos chilenos y franceses principalmente. En conjunto, los precios de los vinos son elevados para un lugar que al fin de cuentas, aunque que sea muy bueno, sigue siendo un concepto bistro. Actualmente en la Ciudad de México y en la zona de Condesa en particular se le ha dado un tinte algo fancy a este concepto de bistros que originalmente es mucho mas casual y accesible. Paradójicamente los precios de los platillos del Photo bistro son bastante razonables sin, eso si, ser económicos. El servicio no deja nada que desear son amables, rápidos en reaccionar, atentos a las necesidades del cliente. Una excepción sin embargo: hay un mesero, y solo uno, que es un poco insistente y pone mucha presión, a lo mejor habría que explicarle que no todos los clientes tienen siempre prisa.
En conclusión el Photo bistro es un restaurante bastante discreto, que sirve buena comida, en un contexto agradable, el servicio es bueno y el concepto de proponer una exposición fotográfica temporal es un atractivo más. Cabe mencionar que se nota la atención de los dueños o gerentes por seguir en contacto con sus clientes ya que desde la primera vez que fui me pidieron mi dirección de correo electrónico y por sorpresa me han llegado mensajes con las novedades. Lo único que les podría reprochar es que no cuentan con un sitio web donde el cliente o los clientes potenciales pudieran ir a ver las exposiciones de fotos que proponen, seria un buen complemento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *