La revolución del corcho

Después de varios años de investigación para resolver el problema, la colaboración entre fabricantes e investigadores franceses a llevado a la creación de un nuevo corcho natural pero con una pequeña gran novedad: la eliminación del sabor a corcho. A quienes amamos el vino ya nos ha tocado la desagradable sorpresa que al abrir una botella el corcho haya transmitido cierto sabor al vino. Este fenómeno es difícil de evitar cuando la calidad del corcho que se usa no es impecable. Los viniviticultores han estando buscando alternativas. Algunos, más que nada en los países productores del «nuevo mundo» ( Autrália, Nueva Zelandia…), han implementado el uso de corcho sintéticos de plásticos. Para los puristas amantes del vino esto resultó ser casi una herejía. Pero por fin los profesionales han logrado eliminar las «tricloroanisoloes», las partículas responsables del sabor a corcho, extrayéndolas físicamente del material natural e inyectando CO2 al corcho. Este nuevo corcho mejorado fue bautizado por los profesionales «Diam», haciendo referencia a diamante, y acaba de ser puesto en el mercado europeo. Se espera que ya sea adoptado en mayor escala en el 2005.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *