Fuimos a la enoteca restaurantera llamada Tierra de Vinos ayer y a pesar de que nos tomamos unos muy buenos vinos queremos hacer resaltar algo que nos decepcionó. En realidad más que decepcionante, fue más bien enojo cuando vimos lo que nos habían cobrado en la cuenta. Para no hacer el cuento muy largo, resulta que en Tierra de Vinos, cuando pides una botella, además del precio indicado en la carta, se le cobran al cliente 90 pesos de descorche por botella. Para ser totalmente honestos, este cobro adicional aparece mencionado en la carta de vinos pero abajo de cada página y en pequeño. En ningún momento el mesero nos informó del asunto y francamente todo esto nos pareció de bastante mal gusto. Para darles un ejemplo concreto, empezamos con una botella de vino francés cuyo precio era de 175 pesos. Por el solo hecho de servirnos esta botella terminamos pagando 90 pesos de descorche, es decir un incremento del 57,5% del precio original de la botella. Luego tomamos otra botella y nos volvieron a cobrar otros 90 pesos por esa segunda botella. Frente a esto el cliente podría esperarse por lo menos a que el servicio sea extraordinariamente impecable. Quizás hasta que el mesero hiciera un pequeño esfuerzo explicando qué tipo de vino esta sirviendo o alguna información interesante, pero nada sucedió, nada de nada. Es una lástima que con este tipo de detalles se empañe la buena imagen que habíamos tenido en un principio de Tierra de Vinos. Sería necesario que, por lo menos, establecieran de manera más clara para el cliente las reglas de consumo y cobro para que los despistados como nosotros no terminen con malas sopresas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here