Placeres culinarios

La cocina puede convertirse en una terapia relajante y divertida. El vino también puede resultar relajante. La combinación de los dos tiene poderes curativos increíble. Si a estos dos elementos se le agrega la compañía de una persona querida, placer puro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *