etoilEn diciembre pasado se registro la emisión de rayos X y rayos gamas más importante de la historia moderna. Esta, de haber ocurrido a menos de 10 años luz de la tierra, habría acabado con la mayoría de las especies que conocemos, incluyendo la raza humana. Por suerte la explosión de esta “magnastar�, es decir del núcleo de una estrella muerta, se produjo a 50 000 años luz de la tierra y tan solo provocó el enloquecimiento de muchos aparatos de detección de satélites y telescopios. La energía desarrollada fue la equivalente a la que produciría el sol en casi 100 000 años. De la que nos salvamos…
Via Le Monde

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here