La Secretaría de Salud de México anunció que después de las vacaciones de semana santa se programarán los “spots� de la campaña gubernamentál contra la Homofobia. La difusión de estos “spots� había sido suspendida a petición de la Conferencia del Episcopado de México (CEM), la Unión de Padres de Familia y de otros grupos. Es curioso que se espere el final de semana santa. ¿La homofobia es acaso un problema menor que puede esperar el regreso de las vacaciones?
Otra duda que surge es la de saber porque la Secretaria de Salud es la que maneja esta campaña gubernamental. Según esta Secretaría la campaña esta hecha justamente para promover la igualdad de oportunidades, y sin embargo podemos leer declaraciones tales como:� …la lucha contra la discriminación es un componente importante en los programas de salud pública… “.

La homofobia no es un problema de salud pública pero un problema social y jurídico.
¿Acaso tenemos que comprender que al ser la SSA la que se ocupa de la homofobia, la homosexualidad es considerada por las autoridades como una enfermedad, como la gripe o el cólera?
Nos podemos preguntar si las autoridades no son demasiado permeables a las presiones de todos tipo de grupos religiosos que consideran la homosexualidad como un “…desorden que se puede curar…â€? (declaraciones de la CEM)
¿Finalmente, cuales serán las posturas y las acciones reales de las autoridades frente a la homofobia?

1 Comentario

  1. Gracias a Defecito por esa observación tan crítica, pues hace mucha falta aquí en México. Afortunadamente la gente más crítica y mejor informada ya está tomando cartas en el asunto de la homofobia (o «miedo irracional a la homosexualidad y a la gente homosexual»). En multitud de países se han disuelto los prejuicios que sobre la homosexualidad se seguían heredando, gracias a la información y a un acercamiento real con la gente no sólo homosexual sino también bisexual, travesti (a no confundir) y transexual.

    El colmo son todas aquellas personas que sin conocer a una sola persona gay o lesbiana son capaces de expresar una opinión negativa sin fundamento racional alguno, manifestando así sólo su propia ignorancia acompañadola de un odio igualmente infundado, es decir irracional. Lo malo de la homofobia es que por un lado descubre una terrible ignorancia y por el otro alienta las agresiones contra individuos cuya unica diferencia con los demás es el objeto de su amor.

    Que una dependencia del gobierno como la Sec. Salud se encargue de los spots de tv, no lo veo como algo que ligue necesariamente a la homosexualidad con una enfermedad, de hecho en los EEUU y en Europa ya se está viendo más bien a la homofobia como una patología (la homosexualidad ya había sido descatalogada como enfermedad por la American Psychiatric Association desde 1973,asoc.vinculada a las otras asociaciones en el mundo y que da, por la calidad de sus estudios,la pauta).

    La presión de grupos de sinvergüenzas seudoreligiosos que han olvidado cómo reflexionar, cómo informarse mejor y cómo calmar sus impetus viscerales a favor de la comprensión humana, es real. Lo es también la necesidad de despertar el compromiso de todos los ciudadanos mexicanos por la defensa de la racionalidad frente a este embate irracional que no es sólo contra la gente homosexual, sino en contra de la igualdad jurídica de las mujeres, en contra de la laicidad, en contra de cada uno de los principios republicanos básicos sobre los cuales reposa toda verdadera democracia por medio de su Constitución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here