Historia de la Cerveza IV y fin

biere5En pocos años, los descubrimientos científicos y tecnológicos van a permitir el desarrollo de la industria de la cerveza. Hasta ese momento las cervezas eran cervezas de alta fermentación, es decir que su grado en alcohol era elevado, entre 15 y 20%. De pronto en la ciudad Checa de Pilsen, productores empezaron a proponer una nueva cerveza más clara y ligera (entre 7 y 12%) que se conocería con el nombre de Pils. La elaboración de esta Pils requería entonces grandes esfuerzos en medios de transporte para hacer llegar sistemas de refrigeración de la época que consistía básicamente en bloques de hielo traídos de las montañas. Científicos tales como Louis PASTEUR aportaron su saber a la industria cervecera al ayudar con investigaciones sobre la fermentación alcohólica y el papel de las levaduras en el proceso. La cerveza de baja fermentación llamada Pils o Lager se impone rápidamente en el gusto de los consumidores por su carácter refrescante eliminando casi completamente las cervezas tradicionales y convertirse a mediados del siglo XIX en la referencia en materia de cervezas. En las últimas décadas del siglo XX, por ahí de los años ochenta y en algunos países europeos, como Bélgica, las cervezas al estilo antiguo conocieron un resurgimiento, despertando la curiosidad e imponiéndose en el gusto de ciertos consumidores. Pequeñas producciones locales, artesanales diríamos resurgieron del pasado con propuestas de “nuevas? cervezas, que en realidad son muy similares a las cervezas de la Edad Media. Sin embargo, el mercado mundial de la cerveza está dominado por las cervezas Pils o Lagers. Los conocedores sabrán que no son forzosamente las mejores. (Leer también “Historia de la Cerveza III“)

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *