La Buena Tierra

btierra2Este es un concepto que se ha expandido a lo largo de los últimos años y que está basado en la alimentación sana como un estilo de vida. La Buena Tierra es hoy un grupo de seis restaurantes en varias zonas de la Ciudad de México. El primero y más antiguo es el de la Condesa en al calle de Michoacán, en el corazón restaurantero de esta zona. Es un lugar muy concurrido para desayunar, sobre todo los fines de semana. La propuesta gastronómica para desayunar en la Buena Tierra está basada en una extensa carta de jugos naturales, huevos, panes y paquetes a un precio relativamente accesible, sin ser económico.

Resalta por ejemplo la omelette Buena Tierra, especialidad de la casa con espinacas, queso, champiñones, servida con papas de “cambray�. Sin ser una maravilla, de hecho es algo bastante común, debemos reconocer que está bien hecha, suave, bien cocida sin llegar a ser demasiado seca. Los jugos de la Buena Tierra se han convertido prácticamente en “clásicos� del género con sus combinaciones “anti gripal�, “energizantes�, “revitalizantes� y toda una gama de efectos reales o supuestos sobre la salud y el bienestar corporal.

El servicio es amable y eficiente y, a pesar de que el restaurante este lleno, no se siente que esto cause mayor problema a su organización. El esquema de servicio ha de estar bien hecho o simplemente tuvimos suerte.
btierra1Sin embargo algo me pareció muy molesto al ir a desayunar un domingo a la Buena Tierra de la calle de Michoacán: el alto nivel de ruido. Es extremadamente desagradable el conjunto de ruidos de la gente, los vendedores de calle, los músicos (por desgracia no todos tocan bien y muchas veces es más ruido qué música), los coches, etc… Si midiéramos el nivel de decibeles de este lugar me parece que estaríamos rebasando, y de mucho, lo humanamente tolerable. En estas condiciones, lo que hay en el plato se convierte casi en algo segundario.

Es curioso como en esta ciudad parece haber una cultura del ruido. Todo el mundo hace su propio ruido sin importarle si esto genera una molestia a otra gente alrededor. Esto me lleva a decir que la Ciudad de México es desgraciadamente una de las más ruidosas en las cual me haya tocado vivir. Por momentos es insoportable y más que nada los domingos por la mañana cuando lo único que se quiere es desayunar en paz, en un ambiente tranquilo.

8 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *