El consumidor en su derecho

prfeco Los usuarios de telefonía móvil en México, estamos atrapados en medio del monopolio de precios que han ido marcando las distintas compañías que nos ofrecen sus servicios, ya que aunque aparentemente existen varias opciones, la verdad es que el servicio que ofrecen la mayoría de ellas es tan malo que, como se dice, “ya no hay ni a cuál irle�. Están las empresas que venden los equipos a precios casi de regalo, pero que después cobran los minutos –aunque se trate de meras fracciones- a precios francamente abusivos.
También hay compañías, como UNEFON, que pretenden venderse con un bajo costo por llamadas pero que al final ofrecen un servicio tan terrible, que hacen que el consumidor se arrepienta todos los días de haberles comprado algo. Los equipos de esta compañía son de los más caros en el mercado, el servicio es terrible, y una vez que alguien ha tenido la desgracia de embarcarse con UNEFON, comprueba horrorizado que nunca recibirá calidad sino problemas.
Escuché que poner una queja ante la PROFECO es solo cuestión de una llamada, y hoy pienso ponerlo en práctica porque muchas veces, por las molestias que esto significa, el consumidor inconforme no toma ninguna medida para dejar aunque sea una constancia de los abusos que muchas veces sufre.
Quisiera mencionar brevemente algunos conceptos acerca de los cuales no se habla mucho, y que se refieren a derechos que tenemos como consumidores:
¿Han escuchado ustedes acerca de “inducción al error�? Pues es un término legal que obliga a las empresas que ofrecen información deliberadamente confusa, a respetar el precio o las condiciones que aparentemente se ofrecen al consumidor (sí, eso incluye poner en los anaqueles de ZARA blusas que cuestan 500 pesos bajo el precio de 300, o no colocar correctamente las etiquetas y luego cobrar lo que quieren cuando uno llega a la caja).
Otra cosa que también puede ser muy penalizada si es que se reporta, es que se encuentren alimentos caducos en los autoservicios o tiendas de oportunidad, y si prestan atención la siguiente ocasión que vayan a hacer el súper, verán que los productos que ya han caducado pueden encontrarse por todas partes.
Quisiera comentar, por último, que los consumidores pagamos por un producto y servicio y deberíamos recibir exactamente lo que nos ofrecen, y si no es así, no hacer nada al respecto implica nuestra conformidad.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *