manifusaLlevo ya varios días siguiendo con mucho interés, la conmoción que han causado diferentes manifestaciones –varias de las cuales no cierran con saldo blanco- en países musulmanes que se muestran indignados por la supuesta profanación del Corán, denunciada en un desafortunado artículo de la revista Newsweek.

Y digo desafortunado porque, cierto o no, le ha causado muchos dolores de cabeza a sus editores, y qué decir a la Casa Blanca, al presidente de Afganistán, al gobierno de Pakistán y a los que desafortunadamente han resultado heridos en las manifestaciones espontáneas.

Los medios de comunicación son poderosos difusores tanto de información como de desinformación. Preveo que este se tratará después de un caso clásico de un “blooper� que no resulta ser tan inocente; pues la revista en cuestión publicó un artículo en el que se denunciaban supuestas profanaciones al Corán en la base militar de Guantánamo. Las reacciones no se hicieron esperar y en Afganistán murieron varias personas en medio de manifestaciones antiyanquis , ante las presiones de su gobierno, los responsables de la revista se retractaron. Este acto no aminoró, para nada, la formación de una bola de nieve que sigue rodando por una escarpada pendiente de dudas y órdenes de investigar más a fondo cosas que o son reales o son ficción, pero eso es lo que menos importa, pues se trata de uno más de los casos que proveen a los medios de un jugoso capital para explotar y regodearse, entre tinta e imágenes de televisión.

1 Comentario

  1. Un penoso caso pero que en teoría política se propone sin ninguna vergüenza: es el trabajo del agente provocador. Lo que desgraciadamente pone en relieve no es sólo la política cínica de «encontremos un enemigo» del gobierno de Bush jr. sino también expone el lado frágil de las teocracias y monarquías autoritarias de Medio Oriente (fincadas en la religión) cuya plebe (sin necesidad de insultar) puede ser presa fácil de la desinformación de ciertas agencias de inteligencia. Eso pasó (con el cuento del comunismo «cuasi satánico» en América Latina, contado por la misma CIA! Y en la exURSS: ver los libros de Hèléne Carrère D’Encausse, sovietologa francesa)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here