Hyper Love 0.10

smoke1El cigarro es como un animalito. Una criatura pachona que te roba el oxígeno porque te quiere. Sabe que vives en un mundo tan estresado que de no ser por su hurto serías presa fácil de la euforia.
Por eso la Sra. de Bush debería fumar.

Ayer Nico soñó que era un cigarrillo y que, a cada aspirada, se consumía en una bocanada extática. Se perdía en el humo de su propia desintegración, en el más placentero de los infiernillos.

Era su sueño favorito – después del que lo representaba como una tasa de café – y empezaba siempre igual: unos labios gigantescos se el acercan, lo prensan delicada mas firmemente. En algunas ocasiones la lengua le acaricia la colilla y es cuando el deseo se prende con un enorme encendedor. Y como en todo deseo pasional, lo primero en desvanecerse es la cabeza. Le agrada la idea de que esa boca aspire el deseo que emana de él. De pronto, más besos, manoseos y bocanadas de placer. Su cuerpo entero se calienta con las brazas del amor.
Por eso el Papa debería fumar.

Y puesto que el mundo responde a las adicciones, una gracia del consumismo, en cuanto terminaba su orgasmo, Nico se prendía otro.

Al final, Nico abría las ventanas y se fumaba una mujer. También se fumaba a jóvenes inquietos pero eso lo censuraba para proteger su imagen de ‘buen fumador’.

El problema con los fumadores no son las cenizas que dejan esparcidas, ni el mal aliento de sus ceniceros, ni la generosidad de los animalitos que velan por la salud de los que le rodean. El problema es que amor y adicción se confunden, nublando así la mente. Las ideas se ahuman cambiando su sentido original.
Por eso Juan ha fumado demasiado.

Y es que la exageración siempre lleva a la descomposición, a la inarmonía. Si se excede en la fumada, se secan cuerpo y espíritu, se amarga el corazón, se tergiversa el placer original que otorga la acción de fumar.

Hoy, Nicotino se debate entre la vida y la muerte en el hospital Obregón, víctima de su propia pasión por los pensamientos desecados. (© Moscaman 2005)
(Foto: Paty Villanueva)

6 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *