Hyper Love 0.12

Condesa 15:24

Hay certezas e incertidumbres en este mundo. Se puede saber con certeza que algunos cibernautas opinan sin jamás hacer uso de su raciocinio aunque no se sepa a ciencia cierta por qué es que se atreven a opinar en público de forma tan desvergonzada. No se puede saber si George Bush jr. y compañía están detrás del 9/11-Al Quaeda, pero sí se sabe que ellos son los últimos grandes beneficiarios pues les permite invadir países hasta sin justificación y restarle garantías individuales a sus propios ciudanabos dejándolos sumergidos en incertidumbres para luego poder mentir descaradamente en los medios de comunicación. Un poco como hacen los cibernautas que opinan por opinar…

No es que Patito tenga realmente una conciencia política sino que, varias tardes a la semana se reúne con sus amigos en uno de los poquísimos cafés en México donde se funden los fast-thoughts de ONGés, ecologistas, académicos, científicos, analistas políticos, reporteros, fotografos, pintores, soñadores… (lo que los fascistas tradicionales de hoy llaman basura marxista), como un necio torrente sanguíneo en el cuerpo de una sociedad agonizante. La sociedad mexicana necesita recuperar su salud intelectual y Patito necesita encontrar al amor de su vida. Curiosamente ambas misiones se encuentran al mismo nivel de dificultad. A Patito no le preocupa mucho saber cuantos muertos se cuentan desde el ’93 en la frontera norte sea por el narco, por la migración ilegal hacia los EEUU, por los feminicidios o los tráficos ilegales de una naturaleza más tétrica, ni se preocupa por saber por qué los grupos antiaborto no luchan contra este tipo de muertes. Tampoco le interesa saber si la economía mexicana adquiere ese adjetivo por la buena voluntad o el cinísmo de la Casa Blanca. Y mucho menos se preocupa por saber donde dejarán en 20 años a este país las legiones de políticos corruptos, de estudiantes ignorantes, de ciudadanos inconcientes, padres madreadores y madres padroteras y ponedoras, y legionarios del Jesús convertido en César…

Pero ¿cómo no darle la razón a Patito si la vida termina a los 70, si la vida profesional a los 60 y la juventud a los…? Patito está en una carrera contra el tiempo porque necesita asegurarse un empleo para conseguir un crédito hipotecario y conseguirse aunquesea una de esas nuevas casas de 3 recámaras, 2 baños, sala, comedor y terraza más estacionamiento y acabados de semi lujo, el todo distribuido a lo ancho de unos semilujosos 50m2, proeza de arquitectos mexicanoides viviendo en Miami, donde por fin pondrán a la abuela al abuelo y la mascota –un rottweiler de 90kg. Los dientes y el examen médico tendrán que esperar.

Obvio que Patito busca ese crédito y el del automóvil para ahorita, antes de que se acabe su juventud y el número de dientes propios, para poder gozar aunque sea por unos cuantos añitos con El Amor De Su Vida (EADSV). Y es que a Patito le hubiera encantado haber nacido en una familia acomodada, como en las telenovelas o en Bosques de las Lomas, para poder contar con las palancas, los medios, la educación y la alimentación adecuadas, para poder ver con desprecio a los que nacieron en su condición mientras termina una carrera universitaria; y es que sabe que por lo menos él no es un huevón ni una rata y que con empeño todo se puede, aún con 2 hijos, 3 padres y una mascota qué mantener; y es que a sus 25 años ya sabe cómo funciona el mundo y cuáles son sus capacidades, su fortaleza física y moral; y es que sabe que con el amor a su madre y a Dios (y la Virgen claro) se le abrirán todas las puertas de la felicidad; y es que aunque no se fijó en aquél auto, tiene el IMSS para aunquesea que no lo compongan sino tan sólo lo echen a andar; y es que, perdón señor González por llegar tarde otra vez, es que llovió y yo ando cansado que por el bébé señor; y es que ¿cómo iba yo a saber que me despedirían así, si ya llevaba cinco años trabajando? Y es que no te preocupes Leonides, mientras nos sigamos queriendo, ¿Leonides? …

Si bien hay certezas e incertidumbres en este mundo, una cosa es segura: habría menos incertidumbres de pensar un poco más en aquellas certezas que las derrumban. Pero ¿a qué hora?

Patito realmente amó. Y como burócratas del IMSS lo velan hoy unas sombras – entre ellas EADSV – en el Gayosso de Guanajuato. Y una cosa es segura: no volverá a amar jamás.

¿Y usted qué opina?

15 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *