Hyper Love 0.13 (parte 1)

Roma 20.33

Aurora se había topado con una palabra que para ella sonaba mágico-arcaica: ÑOÑO. La definición del diccionario: “Adj.y n. Dícese de la persona excesivamente recatada o remilgada. 2. Adj. Sin gracia ni sustancia. 3. n. Méx.fam. Chocho (anticuado), cursi, afectado.�En ese momento la tormenta lanzó varios ataques a las cajas de alto voltaje que adornan las calles defeñas. Se quedó sin luz y sin esperanzas ¡la cruda ironía! Cruda como las ideas y acciones que a diario los medios de comunicación se ensañan en mostrar con un afán más mezquino que pedagógico.

Encendió una vela. Ante ella, un periódico albergaba otro más pequeño “Hermanos del Amor�. Entre sus líneas una historia basada en la Biblia: “Y es que era muy joven y mis padres se peleaban a cada rato, y mis hermanos andaban en malos pasos, uno que le hacía a la droga y la otra se enojaba muy fácilmente, nadie hablaba y yo me quedé embarazada. Y fue entonces que, desesperada, fui adonde mejor me podían ayudar, con las chamanas y brujas que me daban mil recetas para cambiar pero nada cambió porque no estaba el amor de Jesús. Y entonces fue que entré a la congregación del Amor Pío y supe que al fin iba a tener una respuesta. Entonces, trabajé mucho para traer la Palabra de Dios a la casa y al cabo de un tiempo ya todos en mi casa habían dejado de pelearse, mi hermano había dejado la droga y mi hermanita ya no estaba enojada tanto, aunque ya no los veía yo tanto tampoco. Mis padres aceptaron a mi bebé y juntos volvimos a vivir como una familia de verdad, con la Palabra de Dios en nuestros corazones… Juanita Pérez.�

Suspiró. Pobre Juanita. Pensó en lo normal que es para Juanita recurrir en casos de problemas de comunicación a cualquier otra cosa por más incomprensible como una superstición que enfrentar los problemas tal y como son para resolverlos. ¿Resolver su problema con la evasión es realmente resolver? ¿Ella también podría hacerlo? ¿Le funcionaría? Las incertidumbres le carcomían el cerebro: el novio no la iba a apoyar, y menos habiendo desaparecido; el condón no se rezurciría para dejarla incólume e impoluta; no desaparecerían las nauseas, las ansias, los cambios hormonales, la expectativa que llena la falta de regla, el oportunismo de los Testigos de Jehová que para estas cosas tienen un sexto sentido.

¿Tan grandota, tan inteligente y vencida por un condón mal puesto? ¡Fuck! El torrente de ideas se desparramaba en su mente como el agua sobre la ventana aquélla noche. Aurora sabía de antemano que la idea de tener un escuincle a sus diecisiete no estaba en sus planes. Necesitaba ayuda, pero no la de los Testigos, sino de alguien que le dijera las cosas como son y no como lo imagina un grupo de pseudo-iluminados. ¿Adonde ir? Nunca tuvo una plática con sus padres sobre este asunto, para ellos ella seguía siendo una niñita asexual. ¿Cómo reaccionarían si supieran? ¿La sacarían de casa? ¿La tratarían de puta? ¿Por qué nunca se habló de sexualidad más que en términos negativos si es algo tan bonito? ¿Por qué no puede una dejar de embarazarse para gozar mejor de la sexualidad? Sus amigas sabían tanto del tema como ella o menos y la única chica del salón que se embarazó creó tal escándalo que tuvo que salir de la escuela acompañada de las muecas de asco de sus monjas pedagogas.

Ilustración: Ileana Mulet «Amor en el salón»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *