Aún así pensó qué pasaría si lo tuviera: ¿el novio? ¡Ni sus luces! y a sus dieciocho años sería un padre-adolescente: nada bueno para un niño; ¿dejar que se desarrolle en un bebé y dar a luz, con toda la sangre, el dolor, el cansancio y el dinero que piden los hospitales? Sólo Juanita porque así es ella, bruta hasta el final; ¿y luego qué? Ocuparse de limpiarlo, alimentarlo, aguantar sus berridos todo el día. ¿A qué hora podría estudiar para intentar obtener una carrera universitaria que le diera la oportunidad de alcanzar un trabajo de mejor salario para pagarle a sus hijos una mejor educación para que no tengan la desventaja que ella tendría al tener a ese bebé? Esto parecía un círculo vicioso.

¿Y si lo daba a un orfanato para ver si ahí, mientras vive en un ambiente desmaternizado, lo venden a buen precio a padres cuyos méritos se miden por el ancho de su billetera o se vuelve carne de consumo ilegal? ¿Eso la haría más responsable ante ella, ante Dios, ante sus propios remordimientos? ¡No gracias!

En lo que la tormenta seguía su pronosticado riego, Aurora sufría varios estados emocionales en cinco minutos: Coraje, tristeza, añoranza, vergüenza, incredulidad, risa. Y los reciclaba cada diez…

Mientras más pensaba sobre la imposibilidad de tener al niño, sobre su edad, sobre su futuro, sobre la carrera que ni empezaba, sobre la falta de apoyo, sobre la falta de dinero, Aurora añadía una nueva emoción: la asfixia. Y es que, hasta ese momento, la realidad de su país no le había dado un terrible bofetón: en México, no hay ley que de opción a las mujeres para abortar su huevo fecundado como hoy en Europa o en los EEUU. Sólo las mujeres violadas o seguras de la malformación de su bebé pueden abortar legalmente en algunos Estados y aún así, deben enfrentarse a la arrogancia de algunos doctores cuyo juramento está más del lado del Vaticano que de Hipócrates, deben enfrentar el amedrentamiento de los grupos de presión ultrarreligiosos ansiosos de aplicar su estilo de vida a los demás, seguros de la muy humilde y cristiana idea de que sólo ellos poseen la única Verdad. El periódico de la sala, sarcástico, le escupía una nota: una niña de 13 años fue violada y pretendía realizar un aborto: el doctor se negó por causas de sus creencias personales; en lo que se discutió en los juzgados, pasaron 3 meses: la niña ya no podía abortar. La niña no sólo tendría que vivir con el constante recuerdo de su violación, sino que además tendría que pasar por los dolores del parto y por si no fuera poco, su familia tendría que pagar por los gastos del bebé, el bebé menos esperado del mundo y el más parecido a papá y que ninguna Iglesia por más caritativa que fuera ayudaría a financiar hasta la mayoría de edad ¿mientras tanto alguien la ayudó a ella? (¡Ay Torquemada si tan sólo pudieras gozar todo esto!).

¡Ding dong! La electricidad ya había regresado. Abrió la puerta. En el umbral, los padres de su fertilizador y el mero mero Houdini frente a ella, todos mojados. Y en ese momento, a lo lejos, sus propios padres estacionando el auto. Ese era un buen momento para recurrir a la evasión al estilo Juanita… Los saludó con una sonrisa bien ñoña.

Ilustración: Ileana Mulet «Amor en el salón»

8 Comentarios

  1. ¿Qué pretendes con esto?, es que enserio, no queda nada claro,por qué no mejor haces un tema llamado «motivos por los que es bueno abortar», y otro donde digas «motivos por los que los cristianos son unos pseudoiluminados», hablas como si fueran los cristianos los únicos en contra del aborto, y eso no es cierto, muchas otras culturas y religiones están en contra, incluso ateos defensores de la vida y cosas así. Si separas los temas puedes dar tu manera de pensar sobre el aborto por un lado, y mofarte groseramente de las creencias de las personas por otro. Yo no voy a dar opinión del aborto, la maternidad, ni nada de eso (que supongo te molestará, pues creo que este tema era una mera provocación), no soy mujer, ser madre a una temprana edad y con circunstancias adversas es duro, supongo que también es duro tomar la decisión de abortar, no es bueno ponerse zapatos ajenos, no soy mujer, pero como hombre no dejaría a mi pareja sola, es lo único que puedo decir. Muchas de las cosas que dices son muy ciertas, pero si hay algo que no me pareció y que me gustaría comentarte, es que nadie elije como venir al mundo, ni quiénes van a ser sus padres, alegar el aborto porque el niño es hijo de un violador, sería lo mismo que castigar a los hijos de los ladrones como si fueran sus padres. O como tratar a toda tu prole como un montón de groseros irrespetuosos nada más porque están emparentados contigo.

  2. Como siempre Juan si no dejas de instruirte con el Reader’s Digest nunca podrás entender lo que se dice. El tema del aborto es sólo polémico para los necios. Los casos aquí presentados son reales. La decisión de la chava para no tener un bebé es real. Claro, si tu eres de los lavados del cerebro -como ya lo has evidenciado- te estarás imaginando la escena de una mujer pasándole cuchillo a un tierno e inocente bebé. Pero en sociedades más civilizadas donde los Juanes son irremediablemente señalados con el dedo, no hay gran polémica: se trata de no dejar que ese ovulo fecundado crezca y se convierta en bebé y punto. La misma sinrazón de la gente ignorante hace que se atrevan a hablar del ovulo fecundado como un ser humano completo (olvidando muchas veces ese que sí es un ser humano completo que es la madre) y en cambio, al momento de hablar del esperma como la mitad necesaria de ese «ser humano completo» ahí ya nadie habla porque sería ridículo hablar de la crueldad de los sueños húmedos y las masturbaciones (¿qué tan cruel eres con tu ganso Juan?). En resumen, se llama ignorancia cuando alguien saca a relucir las interpretaciones seudo religiosas en vez de su sentido común. Y se llama hipocresía cuando sabes que no hay lógica pero aún así te vale un pepino.

    Y por favor deja ya de hablar de los cristianos como si hablaras por todos Juan, que sí hay cristianos inteligentes y que saben utilizar su razón y no se andan con tu tipo de comentarios mafufos.

  3. Ni Dios Juan, ni Dios todopoderoso, si alguna vez se digna en aparecer, te va a dar conocimiento si no lo buscas.

  4. Que el aborto sea un tema tabú que evoca rápidamente un rechazo casi instintivo que argumenta una serie de lugares comunes y viscerales, es un indicador muy importante de la poca apertura que tiene una sociedad como la mexicana hacia diversos temas. Los atavismos religiosos, el rechazo a pensamientos y creencias diferentes, el ver a la mujer como un medio (de procrear) y no como un fin en sí misma, hace de la nuestra una sociedad opresiva hacia sus miembros, en la que se espera que los demás actúen basados en lo que dicen, creen y piensan otros. Es terrible que se piense que una mujer no tiene el derecho a decidir si convertirse en madre o no hacerlo, decisión que afectará el resto de su vida.

  5. Querida Carolina, las mujeres tienen todo el derecho de decidir ser madres o no, si no quieren serlo, es tan sencillo como que no se expongan a la posibilidad de ser preñadas. Las personas tienen que entender que sus actos tienen consecuencias.

  6. Ojalá fuera tan sencillo Juan, pero en muchos lugares las mujeres no tienen acceso a medios de planificación familiar, su difusión no es efectiva en las localidades alejadas, y además agreguemos a eso los tabús religiosos y los que simplemente hacen que sea mal visto informarse sobre el tema.
    Imagina que mujeres que no cuentan ni siquiera con la educación primaria, en un país en el que existe una alarmante cantidad de matrimonios de mujeres de menos de 14 años, y que por añadidura son consideradas propiedad de sus maridos, ni siquiera pueden oponerse al acto sexual no deseado.¿qué información sobre sus derechos reproductivos pueden tener?
    Es importante recordar que las consecuencias a la salud derivadas de abortos mal logrados castigan principalmente a las mujeres pobres, que no tuvieron los medios para planificar su embarazo. Ahora consideremos los casos de embarazos producto de una violación, ¿crees realmente que la mujer se expuso voluntariamente a quedar embarazada?
    No, el asunto no es nada sencillo, por donde se mire.

  7. Querida Carolina, aquellas mujeres que no tienen acceso a metodos de planificación familiar mucho menos lo tendrían a clinicas abortibas medianamente descentes. Los dogmas religiosos son otro tema, el aborto no es ilegal porque así lo diga el papa, y si de la noche a la mañana el papa cambia de manera de pensar, la ley seguira siendo la misma, en el caso de la violación tengo entendido que es legal practicarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here