Jolgorio Iconográfico: Flavio Montessoro

Flavio Montessoro (Ciudad de M̩xico Р1972)

Defecito tiene el gusto de presentar la obra del artista Flavio Montessoro: diseñador, artesano de la cartonería popular, etc., pero sobre todo un artista comprometido con lo social, quién desde su trinchera intenta contribuir a la construcción del pensamiento crítico autónomo (cuestionar para auto-cuestionarse) y quién apuesta por el trabajo multidisciplinario.

Flavio Montessoro realizó estudios superiores de Diseño Gráfico en la Universidad Iberoamericana así como la Maestría en Artes Visuales en La Academia de San Carlos, en la Ciudad de México. A participado en 40 exposiciones colectivas, 5 individuales en ciudades como Nueva York, Barcelona, Colorado, Guanajuato y el Distrito Federal. Realizó 30 performances en lugares como: el Museo Universitario del Chopo, el Museo Ex Teresa Arte Actual; y en instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN). De hecho es en la Universidad Iberoamericana y en la calle, donde ha realizado la mayoría de sus acciones.

Actualmente imparte clases en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y en la Universidad Iberoamericana y labora en el Estudio Montessoro, lugar donde desarrolla proyectos personales y de agente libre en pintura, performance, cartonería y diseño enfocado a la cultura.

En el año 2004 obtuvo el apoyo del FONCA y recibió el premio de adquisición en la XII Bienal Diego Rivera. Mantiene su sitio personal: montessoro.com

A lo largo de las siguientes dos semanas, presentaremos una muestra selectiva de su trabajo multidisciplinario, el que por de más es híbrido, es crítico y el diseño se ve claramente reflejado en el arte y/o viceversa.

Por último, agradecemos a Flavio Montessoro su camaradería para el “Jolgorio Iconográfico� y esperamos que el público disfrute su obra.

Victoria Contreras

Defecito: Flavio sabemos que como parte de tu formación profesional se encuentra la Comunicación, puedes decirnos ¿cómo construyes tu mensaje-trabajo artístico? y ¿hacia dónde diriges tus estrategias comunicación?

Flavio: Esto es algo muy complejo que me tomó años aterrizar. Comenzaría por la gran diferenciación que se hace en las escuelas de arte y diseño, precisamente entre estas dos disciplinas pues he decidido trabajar pensando que el arte es comunicación, incluyendo cualquier manifestación contemporánea o abstracta. Parto del principio de que todo significa, por ejemplo cómo nos vestimos, cómo caminamos, cómo actuamos, en general las cosas que hacemos. Es difícil pensar que el artista no piensa en un posible receptor de su obra, “si un árbol cae en el bosque, cómo sabemos que hace ruido si no estamos presentes�.

Cuando estudié la maestría en San Carlos, mi Estimado Maestro Javier Anzures me ayudó a entender que de alguna manera los diseñadores que entramos en el rollo del arte, tenemos esa cualidad de comunicar, en nuestra formación estamos obligados a que el mensaje llegue a su destino, o no vendes, no informas, no comunicas. Otra arma podría ser la capacidad de síntesis de una idea o concepto y la facilidad para desarrollarla, y una mas sería la cantidad de recursos plásticos y visuales que utilizamos y podemos explotar en el terreno del arte.

Yo le doy mucha vuelta al lápiz, me encanta “bocetar� una idea, hago diferentes pruebas o versiones de un mismo tema. En diseño analizas el público receptor y el mensaje lo adecuas a éste, para tener casi la seguridad de que decodificará la idea. En arte puede ser así, o a la inversa, primero desarrollas la idea sin pensarte mucho quién lo va a recibir, como pudiera ser el caso de un público incidental. Una vez terminada la obra de arte, la confrontas a la vista de todo mundo y el mensaje se concreta cuando el espectador se identifica o recibe la información. Es decir el receptor llega al mensaje y no el mensaje al receptor.

Como artista diseñador, odio trabajar en publicidad, me identifico y busco siempre trabajar con proyectos de orden cultural, carteles para teatro, talleres artísticos, exposiciones, conferencias, etc., también escenografías, volantes, invitaciones, me encanta diseñar papelerías y tarjetas personales, pinturas y piezas de cartonería.

Ahora estoy trabajando en la corriente del neograffiti, realizando esténciles, carteles y “stickers�, con básicamente tres intenciones: 1) Buscar para anular mensajes políticos y publicitarios. 2) Realizar piezas con un contenido social, es decir de repente por medio de estos grafismos, opino, demando, critico. 3) Y la verdad, muchas de las veces lo hago por puro divertimento o molestar (jajaja).

En el caso del arte acción o el denominado “performance�, para mí es importantísimo el mensaje, rara vez, si no es que nunca, he desarrollado un performance situacionista o puramente visual, me interesa ver en plena acción la reacción de la gente, quienes normalmente tienen una participación activa en el desarrollo de la pieza.

Defecito: De manera general menciona ¿qué elementos centrales caracterizan tu trabajo artístico?

Flavio: Primeramente la diversidad, utilizo un montón de recursos técnicos y materiales, así como de temáticas, pero por mencionar algunos diría que lo lúdico, el arte no tiene que ser serio, el divertimento y humor mexicano, con todo lo que ello conlleva; la picardía, el argot y albures; las costumbres, juegos, canciones y personajes populares. Otro aspecto es el uso constante de elementos que tienden hacia los valores negativos, es decir, lo grotesco, sucio, viejo, deteriorado, oxidado, el caos y el ruido visual.

El uso de elementos extraídos del arte callejero, en la mayoría de mi trabajo recurro a la figuración, en ocasiones deformada y en otras realista. Aprecio mucho la oportunidad de poder dibujar, así sea un performance, una pieza de cartonería o un cartel. Por ahí ocasionalmente realizo pinturas con abstracciones no reconocibles, es decir, los elementos que valoro son las formas, las texturas, el color, el equilibrio o desequilibrio, los contrastes entre todos estos elementos.

Por ahora he renunciado a la posibilidad se seguir fórmulas, ha habido obra que funciona inmediatamente, se vende luego-luego, lo “lógico sería explotar la idea hasta las últimas consecuencias como hace cierta persona que pinta manzanas, pero creo que mi camino no es por ahí por ahora.

Defecito: ¿Cuál es tu postura frente al arte? ¿Por qué escoges la interdisciplinariedad para desarrollarlo?

Flavio: Es difícil esta pregunta, pero insisto, ser honesto con lo que haces, tener una idea clara de lo que quieres alcanzar, buscar nuevas rutas para innovar con propuestas diferentes, aunque se retroalimenten de otros autores o tendencias. Respeto total a la diversidad de manifestaciones, he aprendido a no censurar nada (buueeenooo), no todo el arte de ahora está hecho para gustar, creo que el arte de ahora se puede valorar desde muchas perspectivas, incluyendo lo inmoral, lo sucio, grotesco, malo, feo, etc. Conocer lo que se hace en todo el mundo, aprender y arriesgar ideas propias.

No creo definitivamente que exista disciplina artística que no se retroalimente con algunas, o que a su vez infecten a otras. Por ejemplo, un pilar del arte de hoy es el arte Dadá, ellos experimentaron en todos los terrenos, arriesgaron ideas, combinaron, demandaron, provocaron, mediante el collage, el diseño, la pintura, la poesía sonora y las acciones, con los objetos, etc. De ahí que han surgido cosas como la instalación o el performance, hasta llegar a los interactivos y arte digital, vemos hoy en día diseñadores por todo el mundo, generando objetos artísticos con una clara tendencia del diseño, es un error pensar que el diseño es sólo para vender productos comerciales, es otro error pensar que el arte no es funcional, un creativo con una buena metodología de investigación, de incubación de ideas, puede desarrollar un concepto, lo mismo en un libro, diseño, que en cualquier objeto de arte, en mi caso yo he trabajado diversas temáticas, y con el mismo tema he hecho cartel, performance y pintura. Claro, tampoco creo que uno debe ser todólogo, cada quién marca sus propios límites de interés, por ejemplo yo odio hacer empaques -la escultura en medios tradicionales no se me da- salvo en papel o ensamblajes, sufro cuando tengo que hacer algún catálogo o diseño que sea de más de 8 páginas.

Defecito: ¿Qué temas preocupan y ocupan a Flavio Montessoro, el artista?

Flavio: Muchísimos, uno de los principales es la estupidez humana y tooooodo lo que representa (ecología, guerra, criminalidad, ambición, devastación, explotación, con el perdón de la palabra, pendejez, etc.). El hombre -individuo que se reconoce así mismo como un ser racional y civilizado- actuando históricamente como un depredador de todo lo que está a su alcance. También me ocupa la cultura popular, algunos temas autobiográficos, por ahí y de repente, los temas “banales� como la simple textura de un árbol o trabajar intuitivamente abstracciones azarosas o accidentales.

Defecito: Flavio ¿Existe alguna frontera real o intangible para llevar tu obra artística a un término ideal?

Flavio: Por ahora no, no he delimitado ni mi estilo, ni mis recursos, para eso creo que falta un rato si es que se da. Creo que tengo que trabajar así de intenso como ahora, pero por más años, estar puliendo y puliendo la piedra y alguna vez aparecerá el brillo. De repente tengo la impresión de que mi obra funcionaría en otros países, acá si se aprecia por un grupo determinado porque mi trabajo está inmerso en elementos del mismo contexto donde se muestra, pero eso puede caducar, restar importancia o que la obra pase desapercibida, aunque la buena técnica que poseen las piezas -sin pecar de falsa modestia- suelen ser apreciadas por el público en general. Me he dado cuenta que personas de otros países muestran mucho más interés en mi trabajo.

Defecito: Entonces ¿cómo logras sustentabilidad en el medio artístico?

Flavio: a) Primero que nada algo que me ha funcionado es encontrar un lenguaje artístico propio, el cual no precisamente es del todo innovador, cosa que es ideal pero cada vez más difícil.
b) Siendo muy disciplinado, constante y trabajador, creer que las oportunidades se pueden alcanzar y sobre todo no desesperar.
c) Siendo honesto con mi trabajo, y sobre todo no perder la humildad.
d) Invertir en tus promocionales, un sitio web, tarjetas personales, material de documentación al día como currículums y semblanzas, reseñas de expos, fotografías, recortes de diarios, reconocimientos, premios y demás.
e) Creerse que el ser artista es un trabajo, que se puede vivir bien de ello, y que los tiempos románticos tipo Van Gogh de que “soy el artista incomprendido, que morirá pobre, sin vender una sola obra, pero a mi muerte me haré famoso�, mangos, yo quiero disfrutar del producto de mi trabajo y compartirlo con mi familia y seres queridos.
f) Estar enterado de todo tipo de eventos y noticias pertinentes, ver lo que está pasando constantemente en el medio, te puede servir para ir sondeando para a dónde mover tus piezas.
g) Finalmente tirarle a todo lo que se mueva, convocatorias para becas, bienales, concursos, exposiciones. Claro analizando si es pertinente participar, (obvio no le tiro a todo de plano).

Defecito: ¿Cuál es tu compromiso como artista contemporáneo?

Flavio: Ser un artista pensante que no busca decir “netas�, que respeta toda manifestación de otros artistas, pero que finalmente tiene un discurso honesto y personal, como te dije antes, sustentado en investigación, experimentación e intencionalidades claras, así sea muy espontánea, vivencial, accidental o intuitiva. Como comunicador social, tal vez no resolver nada, pero si contrarrestar un poco el bombardeo de cosas que están muy mal, no recuerdo exactamente dónde leí “un mensaje puede cambiar una vida�, vaya que es verdad. Cuestionar pero también dar posibles soluciones, protestar pero también proponer. Trabajar con y para el público que normalmente no acude a ver arte, es algo que me ha venido interesando más cada vez. Por supuesto compartir mis experiencias y conocimientos con mis alumnos y aprender de ellos igual.

Defecito: Desde tu perspectiva ¿podrías mencionarnos algún aspecto sobre tu experiencia como artista mexicano?

Flavio: Es muy difícil abrir brecha, ver la luz en el horizonte que te diga por dónde ir, cuando vas empezando eres nadie, y son contadas las puertas que se abren en ese nivel. No se ve que el mercado del arte aumente considerablemente al paso de que aumentan los diseñadores y artistas, la situación actual del país se ve difícil para que la gente quiera invertir en arte, de hecho en la lista de prioridades esta muy ausente. Cosa incomprensible cuando descubres en qué gasta su dinerito la gente (…) Pierdes mucho tiempo de producción e investigación, “por ganarte la papa� laborando en empleos que no tienen afinidad con lo que te has planteado como creativo. Los lugares para exhibirte son muy pocos y bueno es más que sabido que para acceder, necesitas amigos, o un trabajo muy maduro para que alguien quiera invertir en ti. Por otro lado creo firmemente que si no desistes y eres constante “la puedes pegar� y una vez posicionado, es probable que ya la “hagas� y tengas clientes constantes que van aumentando. México es un país hermoso para trabajar, lleno de opciones donde ser feliz, es mágico y lleno de cosas increíbles como su cultura, la gente, los objetos y lugares, pero desgraciadamente la política es una basura y pasarán muchos años para que existan posibilidades reales de crecimiento profesional para el artista, que está casi totalmente desintegrado de la sociedad. Todo mundo necesita un doctor, todo mundo necesita abogados, contadores, reporteros; pero no ha llegado el día en que al menos la cuarta parte del mundo necesite artistas visuales. Y esto no solo en el terreno del arte, sino en muchos otros terrenos de trabajo y desarrollo humano. Yo creo que todo cambiará cuando todos estemos mejor educados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *