10 tips para “no echar a perder” un pavo

1.- Compra el pavo con suficiente tiempo para poder descongelarlo con tiempo.
– Es decir, no esperes a que sea un día antes de Navidad o Año Nuevo para comprar un pavo, no pasa nada si una semana antes o si quieres más, lo compras bien gordito y lo metes al congelador.

2.- Ten a la mano un termómetro de horno y de carne.
– Si no lo tienes, cómpralo. Es una buena inversión no sólo para medir la temperatura del pavo, sino que a lo largo del año sirve para hornear pasteles y que te queden esponjositos.

3.- Si rellenas el pavo, lo puedes cocinar dentro del pavo, o bien cocinar tal relleno en una cacerola aparte y servirlo con el pavo.
– Esto es cuestión de gustos, pero si nunca has intentado que el relleno se cocine dentro del mismo pavito, inténtalo. Sólo pon los mismos ingredientes adentro y verás que además agarrará un sabor bien rico.

4.- Si el relleno lo vas a cocinar dentro del pavo, cerciórate que los ingredientes se puedan comer crudos o ya estén cocinados.
– Debido a que un horno cocina en distinta forma a una estufa, si vas a usar verduras, es preferible que ya estén precocidas. Lo mismo con la carne. Pero si hay alimentos como pasitas, nueces o aceitunas que se pueden comer crudos, el mismo horno se encargará de calentarlos y suavizarlos con los jugos del pavo.

5.- Pon el relleno del pavo justo antes de hornearlo y cerciórate que el pavo esté totalmente descongelado.
– No metas el pavo al horno si todavía no está bien descongelado, eso afecta la manera en que se cuece.

6.- Pon entre 1/2 taza a 3/4 de taza de relleno por cada libra de pavo y no rellenes el pavo demasiado.
– Lo que menos quieres es que tu pavo explote de tanto relleno. Bueno, no va a explotar, pero se puede desbordar y no se va a ver nada bonito.

7.- La temperatura del relleno debe leer 160 grados Fahrenheit.
– Aquí es en donde entra en juego el termómetro que te habíamos mencionado al principio. Cuando tu introduzcas el medidor de temperatura en el relleno y este te diga que ya está a 160 grados, el pavo está listo. Para las instrucciones completas de la cocción del pavo, haz click aquí.

8.- Una vez que el pavo esté listo, déjalo reposar 20 minutos antes de picar.
– Sácalo del horno y déjalo reposar, que los jugos terminen de hervir.

9.- Como máximo dos horas después de sacar el pavo, elimina el relleno y retira la carne que quedó en los huesos y guárdalos en el refrigerador o congelador.
– Si los guardas en el congelador, separa el relleno de la carne y envuélvelos bien.

10.- Y lo más importante, si no te gusta cocinar o no sabes, éste no es el día de lucirse.
– Ensaya bien las recetas antes de un día tan señalado. Compra la comida hecha, preparada o mejor aún, que te inviten y tú llevas unas botellas de vino o un rico postre.

Fuente: Univisión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *