Hyper Love 0.16

Condesa 7.16am

La voz era como la de Enya pero ronca, quejumbrosa, adicta a la heroína y despertándose de un pasón. Nada que uno quisiera realmente oir a las 8 de la mañana. Pero en el departamento de duela reciente y viejas mañas, cada uno de los compañeros de cuarto parecía entonar su propio ritmo. Es muy sencillo, si es temprano en la mañana, hay que bañarse y desayunar. Poco importa que no haya que trabajar o que en otros países se acostumbre darle un descanso a la piel, lo importante es no sentirse sucio aunque uno no lo esté, no sea más que para evitar romper la costumbre. Hay quien cree que México es un país donde las costumbres prehispánicas se filtraron a través de las masacres y las violaciones, también llamada de forma menos agresiva “transfusión cultural� hasta llegar a adoptar en nuestros días algunas de las costumbres de estos pueblos. No sé qué tan bien se pueda corroborar pero lo cierto es que Hermenegildo y sus compañeros se bañaban todas las mañanas sin falta… no vaya a ser que en una de esas uno huela mal o el sol deje de aparecer al día siguiente.

La música era como el coro de los niños de Viena pero al final de su reunión de Veinte Años Después, remojados en cerveza y Kirch, comparando fracasos y divorcios con ocasionales notas sopeadas en alcohol en un Biergarten anónimo. Pero en el departamento de dos recámaras y un solo baño los inquilinos se preparaban para ir a trabajar. Son el prodigio de la universidad mejor mercadologizada y supervaluada de Nuevo León, cada uno representa el porvenir de México… en sus listas de compras en Houston o Nueva York, en sus planes de trabajar para una compañía norteamericana o para abrir en su nombre una representación en su propio país; en su forma de ser muy nacionalista, muy independiente, muy conciente y ser capaces al mismo tiempo de dejarlo todo de lado cuando se trata de hacer un negocio rápido. El desayuno para Vicencio no es el mismo desde que viajó por Europa, ahora ya sólo come un cuerno partido en dos con un poco de machaca y un par de salchichas inglesas que cocinó con un aparato comprado en la televisión donde un Johnny le dice a una Mary que ese aparato revolucionó la manera de cocinar y representa la culminación de la tecnología actual ¡No lo creo! ¡Así es Mary y qué crees? ¡Aún hay más!…

La música era como la del coro del Colegio de Soldados de Cristo al poco rato de descubrir que todos han sido víctimas de los abusos sexuales del padre Maciel y éste ha recibido la bendición papal. Pero en el departamento sobre Mazatlán los inquilinos no reparan sobre la distorsión acústica, así como no reparan sobre los platos erosionando sus costras desde hace tres semanas en la tarja de la cocina, ni sobre la ropa desparramada en los cuartos buscando un dueño y una razón para no inmolarse, o el baño mohoso que espera algún día volver a la naturaleza mientras la sala sigue dando el aspecto de un depa nuevo.

Para los inquilinos del depa el día es bueno mientras permita seguir ganando dinero.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *