Las caricaturas del escándalo en el Mundo Arabe-Musulmán

Desde hace unos días se ha desatado una ola de protestas en la mayoría de países árabes tras la publicación hace 4 meses de caricaturas (las podrán ver todas aquí) en un periódico danés (Jyllands-Posten) representando al profeta Mahoma con un turbante en forma de bomba, así como a personajes que recuerdan al mundo musulmán fundamentalista.

Ciertamente a primera vista uno puede pensar que no es muy respetuoso hacia este personaje, pilar de la religión musulmana. Pero se trata de una caricatura como existen en todos los periódicos europeos o de cualquier país donde impera un mínimo de libertad de expresión. Ya se han publicado en muchos periódicos europeos y americanos (en el sentido geográfico más amplio) caricaturas de políticos, de gente del espectáculo. o de personajes de la Iglesia Católica (de Dios al Papa pasando por Jesús y algunosa Santos por ahí). Ahora le toco a la religión musulmana y de repente se desata un escándalo internacional, y vemos a grupos armados amenazando la integridad física de los representantes de países democráticos. O acaso es normal ver hombres enmascarados con ametralladoras en mano frente a las oficinas de la Unión Europea en Palestina (Gaza y Cisjornadia). ¿Podemos aceptar que países musulmanes, de Argelia a Yemen, pasando por Arabia Saudita o Egipto entre otros, que no conocen ni el significado de las palabras democracia o libertad de expresión hagan presión de esta manera por unas caricaturas? ¡Claro que no! Es simplemente inaceptable.

¿Acaso tenemos que recordar que en todos estos países como Arabia Saudita no existen las libertades individuales básicas? Así es, es necesario me parece, recordar a la opinión publica que esta monarquía petrolera no reconoce la libertad de culto, ni la libertad de expresión así como ignora los derechos fundamentales de la mujer (no puede salir sola a la calle, ni manejar un automóvil ni siquiera salir de su país sin el permiso de un hombre). Y este caso extremo se reproduce de diferentes maneras e intensidades en TODOS los países del mundo árabe musulmán. En ninguno de estos países existe un sistema político, jurídico y judicial que podríamos considerar mínimamente democrático o respetuoso de la libertad de expresión y de las libertades individuales. ¿O acaso la aplicación de la Sharia (ley islámica) es un ejemplo de libertad y democracia?

Con que cara entonces se permiten manipular a sus opiniones publicas organizando manifestaciones, boicoteando los productos daneses, noruegos o francéses? Porque estos tres países han dejado que la libertad de expresión exista. Lo que provoca cierto malestar y hasta inquietud es que con la presión mediática que están ejerciendo los lobbies pro musulmanes (financiados en gran parte por los ricos países musulmanes del Golfo: Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos �rabes Unidos y Qatar, por nombrar los principales) se está creando un ambiente de miedo y ya estamos escuchando nuevamente las expresiones “represalias�, “alertas de seguridad�.

Las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa ya avisaron que, a partir de hoy, cualquier ciudadano danés, noruego o francés es considerado como un «target». ¿Tenemos que esperar ahora a que Al-Qaeda intervenga y nos amenace con hacer estallar un metro por aquí o secuestrar un avión por allá?

A nivel europeo, estamos esperando las reacciones oficiales, pero es lamentable ver por ejemplo la reacción del dueño del periódico francés “France soir� (que publicó las caricaturas hace unos días, cuando estalló el escándalo desde Dinamarca) quien despidió al director de la publicación por haber ejercido su derecho y el de sus lectores a la información.

En Europa y en muchas partes del mundo el tema del Islam y del extremismo islámico se está convirtiendo en tema tabú. En muchos países europeos ejercer una “critica� aún mínima hacia algo del Islam es inmediatamente considerado como un insulto intolerable. Este episodio de la publicación de unas caricaturas y del escándalo internacional que se esta gestando es un ejemplo más que ilustra esta inquietante tendencia.

Algunos países musulmanes han pedido que los Gobiernos de Dinamarca, Noruega y Francia pidan una disculpa. Me pregunto exactamente ¿disculpa por qué? ¿Por ser países democráticos que permiten a los periodistas, los caricaturistas y todo el medio informativo ejercer sus respectivas profesiones con libertad? ¿Acaso ahora vamos a tener que disculparnos por ser democráticos? ¡No señores! Esto es simplemente inaceptable. Antes de pedir disculpa por unas caricaturas pidamos a Arabia Saudita y todas las demás dictaduras islámicas respetar los derechos individuales más básicos. Pidámosles salir del oscurantismo inquietante en el cual han echado a sus sociedades. Luego entonces hablamos.
*Aquí se muestran dos de las caricaturas publicadas primero por el periodico Jyllands-Posten y que causaron el escándalo.

9 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *