Sadismo y Masoquismo


Escena en el infierno:

Sacher-Masoch se acerca al Marqués de Sade y, masoquísticamente, le ruega:

– ¡Pégame, pégame! ¡Pégame fuerte, que me gusta!

El Marqués de Sade levanta el puño, va a pegarle, pero se contiene a tiempo y, con la boca y la mirada crueles, sadísticamente le dice:

– No.

Enrique Anderson Imbert

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *