Un apuesto joven llama a la puerta y le pide que se calce la más hermosa de las zapatillas.
En cuanto observa que ésta se ajusta al pie perfectamente, la toma del brazo al mismo tiempo que le dice:

-Queda usted arrestada, esta zapatilla fue hallada en la escena del crimen.

Javier Quiroga G.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here