En torno al Foro Mundial del Agua

México será sede, del 16 al 22 de marzo de este año, del 4to Foro Mundial del Agua.

Este evento busca incluir en un espacio participativo, diferentes voces que sirvan de base para definir políticas en cuanto al mejor uso de este recurso absolutamente vital. Con antecedentes en Marruecos, Países Bajos y Japón, se trata de abordar temas tan importantes como el desarrollo sustentable, la mejor gestión de los recursos hidráulicos y las acciones locales que deben tomarse para su saneamiento y aprovechamiento racional.

Las actividades propuestas comprenderán, entre otras, la realización de una feria y una exposición mundial en torno al agua, rondas de conferencias, intercambio de buenas prácticas, etc (para mayor información, ver www.worldwaterforum4.org.mx).

Ante la realización de este foro, vuelven a escucharse inquietudes que ya habían sido planteadas desde el 2003, año internacional del agua: La más importante es, a mi parecer, que el agua es un derecho humano. Mientras que grandes empresas (como Coca Cola) se adueñan de los recursos acuíferos para consumir más de cuatro litros para producir uno de su producto (los otros tres se convierten en agua de desecho), millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable. Grandes industrias privatizan el agua negándosela a quienes más la necesitan, y esto ocurre mientras que en las ciudades que cuentan con una infraestructura más o menos aceptable para la distribución del líquido, éste es desperdiciado segundo a segundo por sus habitantes.

Pareciera algo que de tanto repetirse ha perdido su efecto, pero sigue siendo una gran verdad: Es urgente dejar de desperdiciar agua. Hagan sus cuentas: en una ducha de solo 5 minutos, gastamos 100 litros de agua. Y la mitad por las descargas del baño en un día. Cada esfuerzo que hagamos para ahorrar un poco, va a redituarnos en el futuro. No importa que el vecino no haga caso y la desperdicie, hay que empezar por nosotros mismos, porque aunque parezca que el esfuerzo de uno no vale nada, imagínense cuando éste se suma al de otros como nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *