Fue una final inesperada

Se pensaba que por ser los anfitriones, pero sobre todo por ser lo creadores de este deporte, los Estados Unidos iban a estar en la final del Mundial de Béisbol. Pero bien dice un dicho que en el deporte y en la vida misma, nada esta escrito y así fue.

Japón y Cuba se disputaron el gallardete de Campeones Mundiales, triunfo que correspondió a los asiáticos.

Una final que los estadounidenses hubiesen deseado jugar, pero sobre todo disputarla a los cubanos.

En Tokio, los primeros Campeones Mundiales fueron recibidos como héroes. Ni los propios nipones se imaginaron que su escuadra fuese a llegar tan lejos.

En la Habana, Fidel Castro les dio la bienvenida personalmente. Imágenes que dieron la vuelta al mundo, los peloteros cubanos demostraron que a pesar de todo y de todos el béisbol de la Isla ahí esta; que sus triunfos en certámenes internacionales como son los Juegos olímpicos y Juegos Panamericanos no son mera “suerte�, y que será una injusticia que para los Juegos Olímpicos de 2012, no aparezca en el programa olímpico.

Por su parte, el béisbol estadounidense, su afición y prensa principalmente, están molestos. Realmente les dolió quedar fuera de la final y si a eso le agregamos que fueron eliminados por los mexicanos, pues aún más.

Con un equipo liga mayorista cien por ciento, el equipo del “Tío Sam�, decepcionó, pensaron que con el puro nombre iban a llegar a la final y ahí están los resultados. Tanto les dolió que en los próximos Juegos Olímpicos, en Beijín 2008, el Comité Olímpico de Estados Unidos, anunció que para el Preolímpico llevarán a puros Jugadores de Grandes Ligas y que si califica, suspenderán por dos semanas la temporada para dar paso a que los jugadores seleccionados lleguen a buen nivel y traten de conquistar la presea de oro, ahora en manos de la novena cubana.

Fue un Campeonato Mundial que levantó expectativas, que generó ilusiones en algunos países, pero sobre todo y a la distancia, provocó un interés inusitado por un deporte no tan promocionado como el fútbol.

México, una vez más y como ha sido siempre en la historia de nuestro deporte, sobre todo de conjunto, se quedó en la orilla; una vez más fuimos el ya merito. Muchos dirán que no debemos comparar uno con otro deporte, pero no es comparación, es una realidad, nos quedamos en la orilla, a este certamen mundialista también fueron los mejores de su posición, todos estuvieron y no pudimos dar el “estirón�.

Algo falta…

¿Qué es?

Dinero… preparación… psicólogos… nutrición… medicina deportiva… entrenadores, preparadores físicos, tecnología, cultura, mentalidad… Qué es?

Veamos la historia de nuestro deporte, hagamos ese ejercicio de recordar y llegamos a lo mismo… “el ya merito…â€? “se jugó como nunca, pero se perdió como siempreâ€?.

Es cierto, han habido excepciones, pero ¿qué nos pasa a la hora buena?

¿Ustedes que opinan?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here