SELECCION MEXICANA

Por más que intentamos salirnos del tema futbolero, las circunstancias nos orillan, más no nos obligan a hablar del “juego del hombre�, como lo definió alguna vez el cronista �ngel Fernández.
Pues bien, en esta ocasión no podemos dejar de lado lo que para muchos es el tema de la semana: La convocatoria final de los 23 elegidos para la Copa del Mundo de Alemania 2006.

Será el domingo cuando Ricardo Lavolpe, el entrenador de la selección nacional, despeje las dudas de quiénes lo acompañaran en la intensa y esperada épica futbolera por tierras germanas.
Ahora más que nunca se ha generado entre los aficionados, la prensa, directivos, equipos, patrocinadores y el medio futbolístico un interés inusitado por saber quiénes “se la rifarán� en los tres primeros encuentros del Campeonato Mundial.
Nunca se había generado tanta expectación.

Se hacen hasta quinielas.

Se cree, que ahora sí, que en esta ocasión los “11 miembros de la tribu� darán el “do de pecho� y lograrán algo mejor que pasar a la siguiente ronda.

Miles de mexicanos viajarán hasta tierras teutonas para ver ese “gran paso� que dará el equipo tricolor.

Nunca antes se debatió tanto si debería ir o no tal o cual jugador, como en el caso de Cuauhtémoc Blanco. Lo cierto es que esta selección cumplió un proceso y que obtuvo resultados que hacen abrigar esperanzas de que se puede hacer algo más que jugar tres partidos. Que se vio un fútbol diferente. Que vimos caras nuevas en la selección. Que el fútbol practicado generó en otras latitudes comentarios positivos. Que las Chivas aportan jugadores interesantes que pueden cambiar un partido. Que muchos jugadores llegan a la madurez futbolística. Que a pesar del carácter del entrenador se logró conjuntar un equipo de trabajo.

Que a pesar de los obstáculos (prensa dividida, Hugo Sánchez y algunos directivos) el proceso continuó.

Realmente se cree que México puede llegar al quinto o sexto partido.

Muchos creemos que sí, que ya se lo merece, pero se lo merece la gran afición que evento tras evento sale decepcionada.

Creo que esa afición, ávida de triunfadores, merece no quedarse con esa sensación del “ya merito� ( México 70, México 86, Estados Unidos 94 y Corea-Japón 2002) o del “jugamos como nunca, pero perdimos como siempre� (Chile 62, Inglaterra 66 o Francia 98).

Ahora la afición va a esperar más del Tri, pero más bien, debe exigir muchos más a los 23 futbolistas profesionales que son privilegiados y que de eso viven.

Nunca antes una convocatoria había despertado tanto interés.

No importa que estemos en plenas campañas políticas y que ninguna de ellas levante.
No importa que los tres principales aspirantes a gobernar el país, no digan algo interesante.
No importa que no haya una firmeza en el poder presidencial.
No importa (lamentablemente) que todavía sigan sin rescatar los cuerpos de los 65 mineros atrapados en Coahuila.
No importa que el duopolio televisivo haya impuesto su ley, a un congreso “agachón� y sumiso al poder mediático.
No importa eso y más… ahora lo importante, que no debería ser, es saber quién vestirá “la verdeâ€?, de “la selección aztecaâ€? en junio próximo.

Lamentablemente así es.

Sobre 23 elementos recaerá la presión.

Hay que verlo fríamente… es sólo un partido de fútbol. No va la patria de por medio, ni la dignidad del mexicano o del país.
Será sólo un torneo de fútbol…
¿Lo sabremos asimilar si se pierde o si se gana?.
¿Lo sabrán asimilar los 23 elegidos?

12 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *