Lot


¡Qué tedio puede llegar a padecerse al lado de un justo!
Todos se divierten en Sodoma, menos en esa familia en la que tanto se teme al pecado.
Y exasperada, la mujer de Lot prosiguió su soliloquio:
¿Es que nada vendrá a darle sabor a mi vida?

Olga Harmony

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *