¡Ese Soy yo!


Cuando vi sacar aquel cadáver del agua, grité:
– Ése soy Yo…Yo.
Todos me miraron asombrados, pero yo continué:
“Soy yo…Ése es mi reloj de pulsera con un brazalete extensible….Soy Yo.�
– “¡Soy Yo!…¡Soy Yo! – Les gritaba y no me hacían caso, porque no comprendían cómo yo podía ser el que había traído el río ahogado aquella mañana.

Ramon Gómez de la Serna. Caprichos.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *