COYULES

Les mando una foto de los «COYULES«, o «COCOYULES» que es una fruta que no les puedo mostrar partida, (Serían muchas fotos y no sé si pudiera tener espacio para publicarlas) la pulpa es pegajosa, de hecho, los dedos y dientes se cubren de ésta y sólo se retira frotando bien. Se come lo más que se puede, y con un martillo, piedra u objeto pesado se rompe la cáscara y se saca un «coquito» que se come. Es como coco duro aceitoso (No se si exista o existiera aceite extraído de éste fruto) del tamaño de una canica o cereza.

La fruta en cuestión la venden natural viene envuelta en una cáscara dura, verde clara o amarilla/café, que se quita fácilmente con los dientes. (Si, de plano no creo que la quieran comer nunca, es muy latosa, peor que el mango y el elote, tienen que esconderse hasta que se puedan asear perfectamente), yo sí la disfruto, mi lema es «Ahora o nunca» jojojo. Total, sólo se vive una vez.

(Me encierro para que nadie me vea en tan rudimentario proceso) La encuentran en los mercados de algunos lugares cálidos, como Tabasco, Chiapas, Colima, Jalisco (Cerca de la playa) y Michoacán. Quizá sea de costa caliente; en los sitios mencionados sí la he encontrado.

En el mercado de Tabasco las indígenas los venden en palanganas de plástico ya cocidos en miel de piloncillo. (Así duran mucho más, son delicadísimos) En Tapalpa, Jal. los venden ya envasados, pero los muy «Transas» le venden a uno los frascos sin caducidad, y la primera vez que fuí, me emocioné y compré una caja…todos echados a perder) Son de temporada muy corta, (Febrero-Abril + o -).

Si algún día los ven y deciden probarlos, escojan los que al acercarlos a su nariz emanan un perfume propio de los buenos. Los que no «Huelen» no tienen sabor, sin manchas oscuras y con su cáscara intacta.

En la siguiente contribución les mandaré una foto de la «Pitaya», pero la criolla, la de pueblo, y si se deja el señor que las anda vendiendo en un canasto enorme y que cosecha él mismo, les mando también su foto.

Acá nos venden directo de la cosecha muchas frutas y vegetales.

También conseguimos todavía la NATA de la leche hervida. Ahorita me acaban de mandar un plato lleno. A lo mejor hago galletitas o pan y les mando la receta, aunque será difícil que la puedan hacer, a menos que sustituyan por mantequilla las natas. (Es perfectamente factible, la mantequilla es resultante de la nata de la leche)

¡Nos vemos la próxima!

43 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *