MISION IMPOSIBLE III

El viernes pasado, seguramente para conmemorar la batalla de Puebla, acudí de manera un tanto involuntaria a ver la tercera entrega de las aventuras del agente Ethan Hunt. En esta ocasión, la aventura comienza con el rescate de una agente que ha sido capturada por un individuo poco escrupuloso que anda en busca de una misteriosa pata de conejo. Persecuciones, misiones descabelladas y multitud de exóticos lugares se suceden a ritmo vertiginoso hasta llegar al punto de inicio, en un recurso narrativo que le da un giro interesante a la historia.

«Misión: Imposible III» entrega lo que promete. Grandes secuencias de acción, con hazañas sobrehumanas por parte del protagonista, ingeniosos planes por parte de su equipo, multitud de explosiones y armas de fuego, vehículos espectaculares y disfraces perfectos. Aunque muchas de las proezas de Hunt resultan poco creíbles, a menos que sea pariente del hombre araña, no por eso dejan de ser entretenidas. Así mismo, además de la abundante acción, en esta ocasión intentaron imprimir un lado más humano a los personajes, dando a conocer un poco más de la vida personal de Ethan.

Si les han agradado las anteriores películas de «Misión: Imposible», la tercera parte no decepciona. No esperen una intricada historia y profundas relaciones personales, pero hay suficiente acción y efectos especiales para pasar un buen rato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *