PATRICIA MONTERO

Hoy tenemos el agrado de presentar un nuevo Jolgorio Iconográfico dedicado a Patricia Montero. Patricia nació en San José de Perijá un pueblito venezolano y a muy temprana edad su familia decidió ir a vivir a la ciudad de Maracaibo. Desde muy pequeña tuvo el gusto por el dibujo con una particular fascinación por la gente, por los rostros. Sus estudios de diseño la llevaron a dedicarse a la docencia, trabajando actualmente en el Programa de Diseño Gráfico de la Universidad del Zulia. Patricia es parte activa de la Asociación de Diseñadores Gráficos de Venezuela.

Para concluir esta breve presentación le queremos dar la bienvenida a Patricia Montero a este Jolgorio Iconográfico. A continuación podrán leer la entrevista que le hicimos para conocer más de esta artista gráfica.

La Entrevista:

¿Desde cuando y como incursionaste en este arte?

Patricia: Como muchos, desde muy pequeña. Mi mamá cuenta que desde los tres años mi papá me regalaba tizas para que yo dibujara en el piso del corredor. Por supuesto, el momento oportuno era después de que mis hermanas limpiaban, así tenía un ‘lienzo’ preparado para trazar mis personajes larguísimos… pero a mis hermanas no les agradaba mucho la idea.
Siempre me sentí atraída por el dibujo, más que por la pintura. Desde los 17 años comencé a estudiar arte en la universidad, pero cuando terminé aún no sabía lo que quería hacer. Ya finalizando mis estudios de diseño descubrí que lo mío es la ilustración.

¿Cuáles son los elementos que caracterizan tu trabajo artístico?

Patricia: No creo que mi trabajo tenga un estilo definido. No dejo de ver las cosas que hago como ejercicios de dibujo o de ilustración, de hecho, siento que aún me falta madurar mi propio lenguaje, y pienso que eso es bueno.
Sin embargo, creo que lo que podría caracterizarme un poco es el trabajo realista en unas zonas de la composición y el dejar otras inconclusas.

Una pregunta inevitable: ¿Cuáles son tus mayores influencias?

Patricia: Cuando comencé a estudiar arte me encantaban Salvador Dalí y los artistas venezolanos Héctor Poleo y Emerio Darío Lunar, debido a que estaba casi obsesionada por la pintura surrealista de carácter hiperrealista. Luego descubrí a Alphons Mucha y quedé fascinada por la belleza de sus carteles. Siento además una atracción muy profunda por Toulouse-Lautrec, Van Gogh y Amedeo Modigliani; pero nunca he podido ver alguna de sus obras en directo.
En este sentido he tenido dos experiencias estéticas intensas; la primera frente a la obra La muerte de Sucre en 1830 en el bosque de Berruecos del venezolano Arturo Michelena y la segunda, ante La perla del mercader del chileno Alfredo Valenzuela. En ambos casos me topé con la obra por casualidad y quedé paralizada. Es increíble lo que el arte puede transmitir a una persona.
Actualmente hay muchos ilustradores que admiro, en especial a Sven Stûber (http://www.vectorize.de/), Arthur Mount (http://www.arthurmount.com/home.html) y Robert Lindström (http://www.designchapel.com/).
Pero, de todas, la persona que más ha influido en mí es José, mi esposo. Desde que lo conocí me impresionó su talento. Y aún me sigue sorprendiendo gratamente.

¿Un Hobby o una actividad profesional?¿Existe la posibilidad de vivir de tu arte en Venezuela y América Latina?

Patricia: En mi caso, puedo decirte que es una actividad profesional que se siente como un hobby, y ésa es una de las cosas que más me gustan de mi trabajo. En Venezuela y en América Latina hay mucha gente dedicada al arte que puede vivir de su trabajo. Supongo que en la mayoría de los casos no ha sido fácil, porque se requiere de mucha dedicación para vencer las limitaciones impuestas por el reconocimiento de cierta élite y por la poca disposición del público en general a aceptar propuestas que no sean naturalistas. Pero, eventualmente, el talento prima.
La buena noticia es que a través de internet -y con iniciativas como la de Defecito- hay más posibilidades para cualquiera de darse a conocer sin intermediarios.

¿Piensas que en Venezuela y América Latina existen espacios suficientes para darse a conocer como joven creador?

Patricia: Creo que hay países de América Latina más dados a esto, como México, Argentina, Uruguay, Colombia, Chile, Cuba y Brasil; son naciones prestas a acercarse a las expresiones culturales de una manera más comprometida. Lo cual no implica que los demás países no estén dispuestos, sólo que en menor medida.
No obstante, el fenómeno del blogueo y las posibilidades que ofrece Internet son excelentes alternativas que cada día llegan a un público mayor, y para esto, poco importan las fronteras.

¿Finalmente como podrías definir la influencia del Arte en la historia de una sociedad?

Patricia: El arte es como el oráculo de la sociedad. Muchos de los eventos más impactantes de la realidad se han visto reflejados primero en las expresiones artísticas, que en la economía y la política. Por ejemplo, las primeras manifestaciones del Cristianismo fueron de índole artística, iconográfica. Los artistas tienen la sensibilidad de captar y expresar primero el sentimiento común que hace a una sociedad.

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *