La televisión y los demás medios de comunicación y difusión no pueden escapar a la tentación de explotar cualquier posibilidad de negocio. El rating es una palabra clave porque determina el precio del espacio que pueden vender a los anunciantes.

Un segmento de negocio que no se había explotado hasta hace algunos años era el de la política. El crecimiento de los partidos de oposición así como la alternancia en el poder tanto en los gobiernos de los estados como en la presidencia abrió la posibilidad de llevar a las pantallas a los actores de las fuerzas políticas.

El llamarlos actores no es una metáfora, el personaje político ha traído involuntariamente comportamientos que rebasan su competencia en el ámbito de la política estrictamente hablando, ahora están listos para disparar declaraciones en cualquier banqueta donde haya un micrófono de por medio con cierta dosis de histrionismo y simpatía.

La máxima «el que se mueve no sale en la foto» se aplica perfectamente a los funcionarios y militantes que tienen claro que no hay nada tan valioso como el espacio en los medios.

No se trata simplemente de disfrutar los 15 minutos de fama a los que todos tenemos derecho, en este caso en específico siempre hay una recompensa que puede significar votos, puestos en organismos de gobierno, inclusive en negocios que puedan concretar a nivel personal, pero que a final de cuentas redundan en dinero.

No hay mejor actor que quien experimenta la vida real porque se está jugando la reputación y la vida misma, el reallity show trae a la pantalla nada menos que a jugadores de carne y hueso, con la ventaja del menor costo en producción para las televisoras y la garantía para el espectador que habrá espectáculo.

Para estar en los medios hay reglas esenciales: precisamente que haya espectáculo para que existan las ganancias. Nadie consume historias aburridas y personas bien portadas, el rating está donde hay traición, tragedia, escándalos. Las actuales campañas están cumpliendo al pie de la letra con tales requisitos.

No es necesaria la sustancia para que haya show, nadie gana escuchando propuestas de gobierno que nadie entiende y que anima al público a cambiar de canal. Las campañas comenzaron a existir hasta que el PAN comenzó a tirar golpes, y como cualquier buen guión, también ha sido blanco a causa de sus propios pecados.

Pero además de los mismos actores, también los medios tienen sus mecanismos para generar ganancia. ¿A quién le interesaría una carrera por la Presidencia cuando hay un puntero inalcanzable? Súbitamente las encuestas se emparejaron y los jugadores se aprestaron a desenfundar sus billetes para reforzar su presencia mediática, mejor dicho, para seguir soltando golpes. En estimaciones del IFE se calcula que se gastará tan sólo en televisión 512 millones de pesos.

Dicen los analistas que participan en programas nocturnos «antes no habían estos espacios», y me pregunto si se refieren a un lugar donde expresar las ideas y comentar sobre política o si se refieren a un puesto de trabajo que no existía y donde no tenían posibilidad de participar del negocio.

Actualmente casi todos los programas de entretenimiento y diversión incluyen en su programación algún personaje de la política, así como sketches al respecto, el mejor ejemplo es el exitazo de «El privilegio de mandar» y los personajes que aparecen en el programa de Brozo.

Las similitudes entre los reallity show y la vida política son numerosas, pero su importancia es diametralmente opuesta, no es precisamente sano que la política se convierta en un tema trivial y se espectaularice, porque el destino y bienestar de millones de personas depende de la seriedad y responsabilidad con que se afronte

(Foto: Univisión)

1 Comentario

  1. Deberían el IFE o las instituciones correspondientes reglamentar la campañas porque es dinero de los mexicanos.

    No se vale que los candidatos, senadores y diputados paguen millones en spots para sólo calumniar y desprestigiar sin ofrecer propuestas reales de gobierno.

    ¿De qué sirve que firmen los partidos un pacto de civilidad un mes antes de las elecciones?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here