CRONICA DE CIUDAD

En las últimas semanas no tuve el tiempo de escribir debido a que me vi involucrada en un lío por demás repulsivo y enojoso.

Después del robo del que fui víctima, me encontré envuelta en una serie de amenazas (para entregar mi averiguación previa) extorsiones (si me das dinero, te dejo de hostigar) y presiones (quiero que acuses de tu robo a tal persona) por parte del administrador del edificio en donde vivía hasta hace unas semanas, a donde tuve la pésima suerte de mudarme hace unos meses, pensando haber encontrado algo super céntrico y a buen precio, pero oh!!! Esa es solo la trampa en la que ya han caído bastantes ingenuos que luego se ven envueltos en una serie de problemas tales, que terminan rescindiendo su contrato, con la consiguiente sacadera de dinero por penalizaciones, daños ficticios o imaginarios, etc. Después, el siguiente ingenuo renta, paga un depósito, etcétera, solo para desocupar anticipadamente por razones parecidas y dar chance a que un mismo departamento se rente varias veces al año, y que el que administra se clave los depósitos.

Si uno no vive en el mundillo asqueroso en el que se mueven los abogados que se llevan el pan a la boca extorsionando, robando, mintiendo y acosando a las personas normales (porque ellos, créanme, no lo son), la tramitología para ir a probar quién miente y quién dice la verdad, da hueva. Para todo hay que contratar abogados, y depende de la rama a la que se dediquen, entonces puedes necesitar hasta 3 al mismo tiempo. Para denunciar un robo hay que hacer la denuncia, luego esperar a los peritos, luego a los de la judicial, después ir a ratificar, y luego ver qué dijeron los peritos, etc. Esto, claro, en horarios de oficina y con largos tiempos de espera.

Me di cuenta de que hay gente que vive de los conflictos y que no conoce otra manera de “ganarse� la vida. Gente cuyo tiempo es tan poco valioso que lo dedica a molestar a otros, que se rodea de otros iguales a ellos y con esos forma su familia, amistades, etc. Y que de ratas solo saldrán más ratas. Así que salud!!!! Por pertenecer al grupo de los que no necesitamos dañar a medio mundo para vivir nuestras vidas. Me alegra tener una vida propia dedicada a disfrutar, aprender y conocer, y qué lástima siento por los que nunca dejarán de ser un excremento nauseabundo de una cañería.

PD a los que busquen departamento en el DF, les pido escribirme y consultar en donde NO tienen que rentar.

11 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *