Un psicólogo que ha estudiado la materia afirma que la confesión matrimonial es a menudo una forma especial de vanagloriarse: eso se aplica a esposas que refieren en detalle cuán populares eran en los tiempos, o cómo Fulanito o el otro estaban locos por ella.

Este comportamiento es síntoma de inseguridad en la mujer. Implica que ella no está muy convencida de su atractivo o que siente celos de su esposo y trata de retenerlo haciéndole ver que ella tuvo que elegirlo especialmente entre muchos otros pretendientes. Cualquiera que sea el motivo, estas confesiones en forma de alarde no son ni atractivas ni interesantes para el esposo y lo llevarán a una separación mayor cuando descubra que la esposa finge excesiva sinceridad sólo para jugar cautelosamente con sus sentimientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here