ENFRIJOLADAS TRADICIONALES


enfrijoladas.gif

¡Hola queridos lectores de Defecito.com! ¿Ya pasó el susto de las elecciones? Espero que nada desagradable haya pasado en ningún rincón de nuestro maravilloso país, que todo se haya dado en un marco de respeto, legalidad, cortesía y tolerancia, y que los que perdieron sepan perder, y no armen «panchos», (aún si perdieron por una pequeña diferencia) O lo mejor, que convoque un presidente interino (Si el márgen es muy pequeño, deberá nombrarse uno) democráticamente a una 2a. vuelta (ya entre dos), que daría,ahora SÃ?, al vencedor de la contienda, porque sería elegido por más del 50% de la población (Estoy adelantándome en el tiempo, esto lo escribo el 30 de junio).

No sé que más decirles, pero espero que estemos tomando todo con calma y respeto el lunes 3. (Vencedores y perdedores).
Despójense de sus angustias y recuerden que México va a tener al Presidente que se merece. (Luego no nos quejemos).
Bueno, procedo a mi receta de la semana.

Tradicionales porque les doy la receta original de la familia, excepto cocer con cal el maiz, moler el nixtamal, hacer la masa y tortear*, Gracias a Dios ya fuimos modernos desde con mi abuelita, algún día me animaré a hacer este proceso antes de que se pierda en la memoria de las personas. (Y los molinos de nixtamal, que aún hay uno que otro por acá)

Bueno, al grano.

Necesitarán:

3 tortillas del día anterior por persona
manteca o aceite para freírlas (Una pasada rápida en el aceite muy caliente)
2 Tazas de frijoles cocidos con agua y sal y molidos con un pedazo de cebolla
un chile verde, consomé en polvo o un poco de caldo y unas hojas de epazote.

Manteca para frír los frijoles licuados. La manteca dá el sabor de antaño amigos, e insisto: mis abuelos fueron delgados, correosos, y ninguno hizo «panza», pero ¡Vaya que no se permitían mucho tiempo de ocio! Además eran super estrictos con sus horarios de alimentos: Desayuno a las 8, almuerzo a las 10:30, comida a las 2 y merienda a las 8 (Sólo en Navidad y Fín de año se cenaba pesado y tarde).

Dejen hervir un rato los frijoles con la manteca a fuego bajo para que se cueza y espese la salsa. (De vez en vez revuelvan, porque se secan rápido y se pueden quemar).

Preparen el relleno para las enfrijoladas:
Si es almuerzo, unos huevos revueltos.
Para comida dominguera: Pechuga de pollo cocida con sal y deshebrada.
Para un antojito rápido: Queso (Panela en tiras, asadero, fresco, Monterrey, o algún queso de sabor suave que tengan a la mano).

Decoren con queso fresco desmoronado con cebollita picada fino y sirvan con alguna salsita tradicional mexicana, y crema de vaca contenta. (No utilicen sustitutos, busquen en los empaques que diga Nata de leche o crema de leche, si es vegetal, no sabrá igual y de todos modos engorda)

*Tortear, significa hacer con las manos la tortilla, o sea hacer la bolita de masa, darle forma arrojándola entre ambas palmas haciendo movimientos malabares que me dejan maravillada, y…¡eureka! sale una redonda y delgada tortillita, no significa otra cosa, O.k.?. Porque luego andan dándoles a las palabras comunes de mi pueblo, connotaciones digamos…chuscas, como el día que llegué recién casada a un mercado de la Col. Narvarte con la Señora que me ayudaba en la casa a preguntar en un puesto si tenían «Panocha», y el Señor ya imaginarán cómo reaccionó, la Señora Amaparito (Señora de todos mis respetos y cariño que me dejó al cabo de 10 años para prosperar y lo logró) Un paréntesis urgente: Señora Amaparito, si lee esto, ¿No tendrá chamba de asistente para mí? (Perdón es que por internet puede uno enviar S.O.S.también) me jaló y me dijo. «Vénga señora, vámonos a otro lado rápido»- y cuando voltée extrañada la ví morada, porque como es de Oaxaca no podía verse roja, jejeje. Entonces capté que algo se había malentendido y salimos huyendo graciosamente del lugar. Ya a varios metros del lugar, no sabía cómo explicarme lo que el señor había entendido por algo que en el D.F. conocen como Piloncillo y yo, pues…no.

Un tip para hacer unos excelentes huevos revueltos estilo Chef:
Batan en un tazón ligeramente con un chorrito de leche los huevos y añádanlos a la sartén con poca grasa (Aceite de oliva o grasa en aerosol si es de teflón). Revuelvan ocasionalmente para que no queden desmenuzados y nunca dejen que se sobrecuezan. Unos buenos huevos revueltos deben verse cremosos, no secos o dorados y de un tono uniforme. Pueden añadir un poco de sal y cebollín picadito, y pimienta recién molida al momento de batirlos.

¡Seamos felices! Lo que tenga que sonar…Que suene.

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *