LAS ETERNAS GUERRAS DEL ESTADO DE ISRAEL

Desde hace varios días a estallado un nuevo conflicto entre Israel y el Hezbolá con ataques del estado hebreo al territorio del Líbano. Ayer se subió un nuevo escalón en la violencia con el bombardeo del aeropuerto internacional de Beirut, de algunos barrios de Beirut donde se suponía estaban miembros o simpatizantes del Hezbolá. Además la marina de guerra israelí inició un bloqueo marítimo del país del Cedro.

Es un escándalo, una simple vergüenza que por querer rescatar a algunos soldados israelíes, y vengar la muerte de otros ocho, se declara literalmente la guerra a un país que no cuenta con defensa propia como lo es el Líbano. Ya son decenas de muertos civiles a causa de los bombardeos israelíes. El Hezbolá por su parte ha enviado decenas de cohetes hacia ciudades israelíes provocando daños materiales.

Una vez más estamos viendo la actitud brutal, fascista y sin mesura del estado hebreo que emplea toda su fuerza militar, que mata a decenas de civiles que no tienen nada que ver de manera directa en el conflicto.

La comunidad internacional no puede seguir siendo tan pasiva, dejando el Estado Hebreo adoptar actitudes bélicas tan violentas y desproporcionadas.

Seguramente Israel necesita defender tanto su territorio y la seguridad de sus ciudadanos. Pero es inaceptable el nivel de violencia militar empleado para este fin. Al parecer la política de defensa israelí esta basada en el concepto de responder a la violencia con más violencia hacia civiles inocentes, matando y mutilando a mujeres, ancianos y niños bajo la excusa de defender su territorio.

El concepto de defensa del Estado Israelí me parece totalmente fuera de su época. Ya no estamos en los años cuarenta del siglo pasado. El Estado de Israel ya existe y, pase lo que pase no desaparecerá del mapa sólo porque un puñado de terroristas (Hamas en Palestina, Hezbolá en el sur del Líbano) ha decidido llevar una lucha para su desaparición. Israel es hoy en día la mayor fuerza militar y económica de la región. Israel exporta sus productos hacia los países árabes de la región y que son sus vecinos. Entonces la pregunta es ¿Qué necesidad de tanta violencia? ¿Por qué Israel no es capaz de luchar precisamente contra los grupos terroristas que le agraden?

Israel lleva sesenta años en guerra permanente contra todos sus vecinos. Sesenta años de guerra que han dejado miles y miles de víctimas inocentes, de civiles, de mujeres, niños y ancianos cuyo único defecto era el de ser árabes y de vivir en un territorio también ocupado por grupos armados cuyo único objetivo es el de utilizar la violencia contra Israel para establecer un estado islámico intolerante.

Ninguno de los bandos tiene la razón. Por un lado grupos terroristas armados y violentos. Por el otro lado un estado que pretende defender su existencia pero de manera totalmente desproporcionada. Las víctimas de siempre son civiles, civiles inocentes y esto ya es intolerable.

No podemos esperar mucho de los grupos extremistas islamistas, pero en cambio podríamos exigirle al Estado Hebreo -justamente por ser un Estado y no un grupo de delincuente-, un poco más de mesura y de respeto a la vida de inocentes. No se puede ser víctima y verdugo al mismo tiempo. Es lo mínimo que podemos exigir!

(Foto: LeMonde.fr)

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *