EL PAIS SOMOS CADA UNO DE NOSOTROS

¡Hola chicos! ¿Qué tal siguen los «cocolazos» entre PAN y López Obrador? (Chéquen no pregunte entre PAN y PRD) Bueno, no soy panista, de hecho ya no soy partidaria de ningún partido, mucho menos de alguno de sus representantes, y no aseguro que no haya existido fraude, perooooooo requiero pruebas para acusar, y no las tengo. Todo mundo alega que las tiene, que el IFE se vendió, que un cuñado de Calderón creo un software para «echarle la manita» a su cuñado, (¡Jajajaja! ¿Será?) de plano, ya no sé si seguiré sufragando en elecciones futuras (Si las vuelve a haber, al paso que vamos, mejor los subimos a un ring y que quede el que gane) Igual, si hubiera más votos por Calderón, quizá también estarían dando «patadas de ahogado» ¿No creen? La verdad TODOS son iguales.

Y nosotros insistimos en «creer» en los gobiernos, en «esperar todo» de los gobiernos, pero seguimos igual de apáticos, igual de irresponsables, igual de incultos, igual de «transas», ¿Cómo esperar que nuestros gobernantes sean mejores personas? Estoy un poco decepcionada, trato de no pisotear los derechos de los demás, de no decir cosas que ni me constan ni deben importarme, de cumplir con mis obligaciones ciudadanas, de no tirar basura, pago mis impuestos, «predico» con el ejemplo, no dejo los carritos del súper en el estacionamiento, no los paro en mitad de los pasillos, no dejo los baños sucios y mojados en ningún lado y los papeles regados, no circulo por la izquierda, no insulto (Bueno, si errr, pero en voz bajita, no a gritos), concedo cambio de luces, cedo el paso al peatón…¡Caray! No por buena persona, si no porque sé que mis derechos terminan en donde comienzan los ajenos, y no puedo defender los míos si los de los demás me importan un pepino, ¿De acuerdo?. Insisto amigos: El País somos cada uno de nosotros, por lo tanto somos nuestros gobernantes y nuestro pueblo.

Díganme si les suena familiar esto:

– «Â¡Ah caray! Ya los perros rompieron mis bolsas de basura, ¡Chin que flojera! Ni modo, al cabo ¿Quién se va a dar cuenta? ¡Ay wey! ¿Y si queda a la vista mi recibo de teléfono? ¡Mmmmm’ta!, ¡Pues ni modo!»-
«Â¡Mira gorda que padres blusas!»-
-» Si ¿Verdad? ¡Están bien chidas!, oye tráete el carrito, no lo veo»-
-«Lo dejé en el otro pasillo, no creo que se lleven los chetos, todavía no los pagamos»
-«Oye pruébate este perfume, ¡Huele de poca!»-
«Pero si no traemos lana»-
-«Â¡Por éso, aprovecha ahorita pa’ oler bonito!»-
» ¿Y los chavos?»-
-» Se quedaron en los dulces, ya les dije que cuiden que no los «cachen» abriendo los paquetes»-
-«Papá ¿Me compras este CD para el Play?»-
-«Â¿$850.00? ¡Nom’bre! Mejos nos vamos a Tepito y le compro 3 piratas por $100.00 m’ijo!, además tengo que ir con un compa que me quedó de conseguir los espejos de la suburban bien baras»-
«-Viejo, cómprale una loción al maestro de Paquito, lo trae entre ceja y ceja nomás porque no llevó el trabajo del museo De Culturas Populares, y porque «cachó» que copió de Internet el resumen de «La Ilíada»-
-» Pero ¿Cómo quería que hicieran un trabajo de un museo tan aburrido, si hasta a mi me daría weba?, ¿Y porqué se encanija porque sacan la información de la compu? ¡Ni modo que se leyera todo ese librote!»-

¿Les suena familiar amigos?

Así somos muchos, y nuestros hijos aprenden lo que ven y lo que oyen. Y Esto es «Corrupción», «Deshonestidad» e «Irresponsabilidad» en nuestras familias.

¡Abusados con lo que enseñamos y con lo que exigimos!

18 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *