NADIA

Inicio esta colaboración con el gusto de siempre y agradeciendo a todos aquellos cibernautas que se toman la molestia de leernos, pero sobre todo a quienes amablemente nos envían comentarios, sugerencias o críticas. Alemania 2006 ya es historia.

Nos acordaremos del Campeón Italia y de su no muy espectacular fútbol. Hablaremos de Zidane y su cabezazo.

Diremos que no fue un gran Mundial futbolísticamente hablando. Seguiremos discutiendo el por qué no llegamos al quinto partido y seguiremos soñando de que ahora si, en Sudáfrica 2010, lo haremos. Y como no todo es fútbol en este apasionante mundo del deporte, en esta ocasión hablaremos de una especialidad, pero sobre todo de un personaje que cambio la historia de esa disciplina y que le dio la razón a los griegos cuando se reunían cada cuatro años para ver a los mejores del mundo en su especialidad.

Hace unos días se cumplieron 30 años de la proeza de una jovencita, mas bien, de una niña rumana que llegó a los Juegos Olímpicos a cambiar todo el concepto que se tenía de la gimnasia.

Una niña, de tan sólo 14 años, que vino a revolucionar un deporte que no despertaba interés en el calendario olímpico.

La gimnasia no interesaba a las cadenas de televisión, al COI, al público. Pero después de ella, todo cambió. Permítanme hablar en primera persona: Después de Nadia Comaneci todos cambiamos.

Ahora la Gimnasia, es junto con el atletismo, natación y básquetbol, “las joyas de la corona? de los Juegos Olímpicos.

Sí, hace 30 años un grupo de niñas rumanas, la mayoría provenientes de la escuela del entrenador Bela Karoly, arribaron a Montreal para tratar de “hacer algo? en esos Juegos Olímpicos. Las favoritas para repetir en el podium eran las soviéticas, encabezadas por Nelly Kim y las alemanas del este con Olga Korbut al frente.

Sin embargo, Karoly, Nadia y sus compañeras les demostraron a las entonces potencias del este y del mundo, que con dedicación, trabajo, mentalidad, dignidad, constancia, pero sobre todo disciplina, se podía llegar a grandes alturas.

Nadia embeleso al mundo entero.

Nadia y su número 73 en los dorsales marcó un antes y un después.

Nadia y sus “sorpresivos? 1.00 en la pizarra serán recordados por siempre, en una confusión que duró minutos. Cuando por primera vez se hizo presente el diez así: 1.00 , los jueces explicaron que “…las pizarras no estabanprogramadas para asignar el 10, porque nadie lo había conseguido, pero ahora la jovencita rumana lo merecía?. Después de la explicación vino la ovación. El público pidió que Nadia saliera para felicitarla y así lo hizo en siete ocasiones.

Nadia, la niña de la cola de caballo y de “especial? sonrisa, dignificó a la gimnasia, a su país, a su familia, a sus entrenadores, a sus compañeras, pero sobre todo a la belleza.

En Montreal 76, Nadia logró tres medallas de oro, dos de plata y una de bronce. En Montreal 76, Nadia y el equipo rumano hicieron olvidar a las soviéticas, alemanas del este, japonesas, checas y demás potencias.

En Montreal 76, el tema de “Nadia? fue el himno de cientos de gimnastas, de miles de deportistas, pero sobre todo de millones de y de millones de niños y jóvenes que nos enamoramos de esa chiquilla preveniente de onesti. En Montreal 76, Nadia Comaneci fue la “Reina de los Juegos?. Nadia en Montreal 76 logró la perfección en siete ocasiones. Eso fue hace 30 años…

Hace 20 años, en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96, tuve el privilegio de asistir a la ciudad estadounidense a cubrir el Centenario de los Juegos. Vi atletismo, natación, básquetbol, voleibol, clavados, y otras disciplinas. Evidentemente estuve en la gimnasia y vibre cuando la estadounidense Dominique Moncenau, cimbró al mundo deportivo, al saltar lesionada la prueba de caballo por segunda ocasión y con ello darle los puntos suficientes a la escuadra norteamericana y así ganar la medalla de oro por equipos.
Pero más vibre ese día cuando a lo lejos vi como juez a Nadia Comaneci… sin pensarlo, esquive seguridad y acudí hasta su lugar. Al tenerla de frente le platique emocionado que 20 años atrás yo la había visto por televisión, que me habían impresionaron sus siete dieces, así como sus rutinas en las barras asimétricas y en el piso con su tema musical; pero sobretodo que me había enamorado de ella.

En serio?, respondió sonriente.
Sí! , alcancé a decir.

Para esos momentos, ya había sido detectado por seguridad e iban por mí para sacarme de esa área que era exclusiva de jueces.
Antes de retirarme le pedí que firmara la manga de mi playera y tomarle una foto. Acepto. Estos dos detalles son parte del anecdotario periodísticos de quien esto escribe a diez años de distancia.

Ahora a 30 años de esos records, de esas medallas y de esa muñequita de 14 años, el mundo deportivo a cambiado.Todo a cambiado.

Todos hemos cambiado.

3 comentarios

  1. PROF BENJAMIN GONZALEZ HERRERA

    quiero que me orienten para conocer el tema musical que se tocó en los juegos olimpicos de montreal 76, sé que fue la 5ta de beethoven pero no encuentro la melodía por ningún lado. les agradezco mucho si me pueden ayudar

  2. Cesar

    Que padre historia, gracias por compartirla. Debe ser verdaderamente emocionante tener de frente a esta personalidad. Creo que en estas Olimpiadas (y las anteriores, las de Atenas) ha formado parte del staff de Televisa Deportes. Yo no recuerdo las Olimpiadas de Montral 76, pues en ese entonces yo solo tenía 2 años, sin embargo mi papá me cuenta lo emocionante que fue ver a Nadia y su siempre recordado 1.00…que en realidad era un 10.00 Gracias de nuevo por compartir tu historia.

    Saludos cordiales.

  3. Kenny Bradshaw

    Yo me inicie en la gimnasia, gracias a la devocion que le tenia a Nadia, realmente queria ser como ella!!!!.
    Entrenaba en lo que antes era el INDE (instituto Nacional del Deporte) creado en el gobierno de Lopez Portillo.
    Para inspirarnos, nos llevaban las mejores gimnastas de la epoca, conoci a la amabilisima Checa Vera Caslavska, recuerdo que me dio un beso en la mejilla y juro que no queria lavarme la cara,( hasta que mi madre me obligo a hacerlo) ya un poco despues conoci a la Comanecci (que en aquellos años era diva) y eso de conocerla fue entre comillas, llego en un auto negro blindado con vidrios polarizados y solo bajo un cuarto de la ventanilla ( apenas se le veia la cara) por esa minuscula rendija aceptaba papeles para dar autografos.
    Debo confesar que esto me desepciono bastante y mi amor por Nadia se empezo a esfumar, cambie la gimnasia por el nado sincronizado!!! asi es el amor en los niños, va y viene.
    Sin embargo recuerdo esos años con mucho cariño y como no?, si era la sensacion en la escuela haciendo mis piruetas ante la mirada asombrada y envidiosa de mis compañeros ja ja ja.
    Gracias por hacermelos recordar!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *