DEMOCRACIA Y CULTURA

Desde hace algunas semanas, hemos sido testigos de un movimiento sumamente interesante por parte de la comunidad artística en México. La libertad de expresión ha sido y siempre será un medio necesario para el ser humano. Pero, ¿qué pasa cuando tienes esta libertad de expresión y no es respetada? Leo hoy tristemente una nota en La Jornada:

Las 110 impresiones digitales colgadas de los puentes peatonales de la avenida Insurgentes Norte y la calzada de Tlalpan, como parte de la segunda versión del Museo Público de Arte Contemporáneo (Mupac), auspiciada por la Delegación Gustavo A. Madero, »desaparecieron».

Más de la mitad de los 150 plotters de 2.50 metros de alto por tres metros de ancho, donde 35 artistas responden a la pregunta ¿Qué es el Estado mexicano?, fueron instalados entre los días 17 y 18 de junio, mientras se esperaba la autorización de los responsables del Metrobús para colgarlos en sus instalaciones, expresa Marcos Límenes, asesor en materia de cultura de la jefa delegacional, Patricia Ruiz Anchondo.

¿Cómo que desaparecieron? Es sumamente triste y deplorable que esto esté sucediendo en el D.F. ¿Por qué dañar muestras de naturaleza cultural -como lo dice La Jornada-, de esta manera? No es la primera vez que esto sucede, ya habían destruído y maltratado días antes otras obras de manera irracional.

Aquí en defecito.com se ha posteado de todo, y estamos concientes que muchos posts -en materia política-, no han sido del agrado de perredistas o panistas, y, como siempre lo he aclarado -estoy ya es muy personal-, no tengo línea para expresar esto. Más allá de la posición política que esto pueda tomar por el descontento de este suceso, simplemente no estoy de acuerdo con el maltrato a un movimiento artísitico -ya sea en la cultura, escritura, poesía, caricatura, fotografía, ilustración etc.-, que ha últimas fechas ha ido cobrando tanta relevancia y que es por demás auténtico. Así es, ha sido maltratado y ahora ha desaparecido. Es vergonozoso que no exista el mínimo respeto por un movimiento tan rico en exposición y libre como el que está plasmado hace algunas semanas en las calles de la ciudad.

Desde que entré a ser parte del staff de defecito.com, me dí cuenta que el principal profile de este blog tan rico en información, era justamente ese, ser un aparador virtual de cultura, por el simple hecho de promover exposiciones, cine, teatro, restaurantes etc etc.. y este tipo de sucesos tan irresponsables, como lo son: desaparecer, romper, maltratar y reventar el gran aparador de exposición como lo es la calle, es una pena, en lugar de sumar, restan propuestas culturales, -sí, diferentes definitivamente- a una comunidad deseosa y hambrienta de conocimiento artístico. ¿Entonces qué? ¿Podemos esperar que madrearán a los músicos que comiencen a tener parte fundamental en este movimiento?

Yo no puedo afirmar quiénes o qué partido lo están haciendo porque no los he visto. Algunos medios aseguran que se trata de brigadas panistas, yo, al hacer este post no señalo a nadie, para mí lo preocupante es que en ese rubro, el de la cultura en México, no avanza, el detrimento con este tipo de acciones es evidente. Si bien, está por demás recordar que en materia de cultura, México sí, ha tenido mucho más auge en los últimos años, pero con esto damos un paso para adelante, y otros diez para atrás. Me imagino si toda la comunidad artísitica decidiera entonces exponer en San Ildefonso, ¿incendiarían entonces el antiguo colegio?

La calle es de todos

Para Marcos Límenes se trata de »un atentado contra la cultura en la ciudad de México, porque quedaba claro que era la presentación del Museo Público de Arte Contemporáneo, con un proyecto que buscaba equilibrar esa guerra por los espacios para la publicidad electoral».

Agrega que »la calle es de todos y debería de existir un respeto de los partidos políticos, los gobiernos y los ciudadanos por las diferentes manifestaciones culturales en esos sitios».

De las 40 impresiones digitales restantes, 30 fueron colgadas en los puentes peatonales de calzada de Tlalpan, y una decena sobre avenida Insurgentes Norte, que todavía permanecen. Además, los diseños ya se reprodujeron para su colocación en forma de dovelas en los vagones del Metro. También se van a imprimir en formato de cartel para su distribución por la ciudad.

Y así es, la calle es de todos. Ojalá toda la gente que se está movilizando por defender sus ideales de manera artística sigan poniéndose las pilas. No importa si son los amarillos o azules, caray, que chingón sería si se comenzara a vivir una guerra artística por parte de los dos partidos, una guerra de expresión cultural y no de madrazos o llena de descalificaciones intrascendentes.

Hacer una lucha y una revolución artística desde una perspectiva que yo en lo personal jamás había visto en mis 28 años viviendo en la Ciudad de México se me hace completamente nuevo. Mi generación aún no había cruzado por un movimento artístico que defiende sus ideales políticos. Recordemos artistas como Frida Kahlo y Diego Rivera entre otros, que eran artistas políticamente comprometidos.

No cuesta mucho respetar, ¿o sí?

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *