MAS IMPRO QUE LUCHA

El grupo Complot Escena, comandado por José Luis Saldaña y Omar Medina, quienes han logrado reconocimiento en los últimos años por su arduo trabajo sobre la escena, se lanzan a esta aventura que implica una de sus especialidades, la improvisación, mejor conocida como “impro�.



Este género que data de los años 70`s y que en diversos países del mundo ha tenido sus momentos dorados, hasta pasar por el sorprendente programa televisivo americano, Whose line is it anyway, se basa en “un conjunto de técnicas que tienen a la improvisación como fin artístico, lo que el espectador ve es lo que el actor crea y ejecuta en un mismo instante�. Respecto a lo artístico, podríamos dejarlo en un fin de entretenimiento pues sería una ardua discusión analizar los cánones artísticos de esta disciplina (como de cualquier otra en la actualidad).

En México, el género impro ganó popularidad hace unos cinco años con el formato de futbol, así los actores se reunían en equipos que seguían la estructura de una “liguilla� con uniformes, porras, himnos, público, cancha, scores y eliminatorias.

Ahora, participantes de ese formato inicial, se reúnen para seguir improvisando, pero esta vez poniendo como contexto la lucha libre. José Luis Saldaña, director del espectáculo funge como referi, los actores-improvisadores, están previamente combinados en parejas de “luchadores�, de las cuales se forma un sector de técnicos y uno de rudos, cada equipo posee características diferentes que atañen a sus nombres y por ende a su diseño de imagen en general (Terapia Tóxica, El Clan de los Clones Clownes, Envergadura Coreana, Sus Altísimas Bajezas, Los Amos de llaves, Piratas de la lagunilla).

La producción del espectáculo está muy bien realizada, pues realmente te remite a un ambiente de lucha libre, cuentan con un ring muy llamativo, el cual tiene colchones especiales para las peripecias corporales que sean capaces de realizar, vestuarios divertidos y funcionales con botas de boxeador elegidas por cada integrante, un réferi con tirantitos que controla y provoca adecuadamente y aunque sabes que estás en un teatro, es fácil entrar a la convención y divertirte, emocionarte al gritarle al réferi, a los luchadores, o bien al vendedor de chelas para que te traiga unas bien frías. Este ambiente es acompañado por la música en vivo del grupo “Los Sincara�, quienes a ritmo de surf amenizan los intermedios así como musicalizan más que adecuadamente las improvisaciones de los luchadores. Lo único que sale sobrando es un pizarroncito blanco en el que anotan el puntaje, pero es tan pequeño, blanco y mal elegido su lugar en la disposición escénica, que sale sobrando.



La lucha se da con tiempos y caidas definidas, se trata de improvisar, con frases que el público depositó previamente en una máscara de luchador, el tema, el tiempo, la estructura y la forma, la indica el réferi, así que es una lucha creativa, verbal, imaginativa y hasta de simpatía pues al final de cada improvisación el público vota por su favorito (mano para los técnicos, puño para los rudos). Dentro de este menester, es notable que algunos tienen más experiencia que otros y hay varias mancuernas formados por un experto y alguien que se nota más verde en el asunto, en estos casos el experto sale pagando lo novato de su compañero, siendo admirable que no haya lucha entre ellos. Al principio todo es muy llamativo, sorprendente y divertido, conforme pasa el tiempo, luchadores y públicos parecen cansarse y la creatividad y el ritmo disminuyen su fuerza. Se nota una clara intención por lograr ambas cosas, improvisación y lucha, pues dentro de una improvisación y otra los personajes creados por los actores se dan “piquesâ€? y se presta para que el cuerpo entre en acción y ahora el público se adrenalice con llaves, martillos, uso de las cuerdas, acrobacia, maromas, lucha limpia y payasadas. Es evidente que apenas se están acostumbrando y que deberán adquirir más experiencia en esta área para equipararla con la que tienen como improvisadores, pues lo interesante del concepto justamente es llevarse un combo 2×1, es decir agilidad mental y agilidad muscular. Y es una lástima que un espacio escénico/ring tan apto no sea aprovechado al 100%, pues ellos proponen una lucha de a de veras, emocionante, ya que al final del campeonato, se jugarán en verdad, la cabellera, aunque hay uno que otro que no tienen mucho que perder, resulta atractivo para el público, pues la ficción rara vez les ofrece un intercambio tan cercano con la realidad.

Otro punto interesante es que al final de cada función, el público puede subirse a retar a la pareja que haya ganado esa noche e improvisar contra ellos, como en todo, habrá noches más excitantes que otras, afortunadamente, la seguridad que te crea la improvisación es que definitivamente cada noche es distinta a la anterior, por lo que el público, si gusta del género puede ir una y otra vez y hacerse de sus favoritos. Para quienes nunca han asistido a estas pruebas de imaginación y juegos lingüísticos, así como a los que se han familiarizado con la estructura de la improvisación y no están dispuestos a ser fans, o los que disfrutaron de la maestría de los participantes de Whose line… vale la pena acudir a ver una función, ver en vivo, a la mayoría de los participantes con un nivel muy alto, seguro se divertirán y a los que disfrutaron del formato de futbol, seguramente gozarán con esta propuesta, pues allá ni siquiera incluían el balón, ni pases o cabezazos y aquí al menos hacen el intento, renovando el “match� tan conocido en el Centro Cultural Helénico y seguramente con el paso de las luchas, mejorarán, esperemos, hasta ofrecer un espectáculo completo en ambos sentidos, como lo promete su oferta.

“La Improlucha�
del 5 de agosto al 30 de septiembre
Sábados 20:00 hrs
Teatro la Capilla
Madrid 13, Coyoacán

Elenco: José Luis Saldaña, Ricardo Esquerra, Angélica Rogel, Juan Carlos Medellín, Ricardo Zárraga, Maricarmen Núñez, Leonardo Ortízgris, Daniela Arroio, Alfonso Borbolla, Romina Coccio, Fabián Garza, Sergio Bátiz.

Los Sincara: Yurief Nieves, Miguel Haller y Raúl Topete

Dirección: José Luis Saldaña

Conceptualizadores: Omar Medina y José Luis Saldaña

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *