EN ESTE LUGAR CABE TODO, MENOS BETTE DAVIS

En estos tiempos post electorales, donde los ánimos están a punto para expresar su opinión en presencia de cualquier desconocido y en la búsqueda de que los demás mienten madres por las que nosotros no nos atrevemos, se presenta en el Teatro Bar el Vicio el espectáculo “Bette Davis, en este lugar no cabes�. Una vez más el género de la vieja revista musical, tan de boga hoy, se autoproclama en el trono de ser el más adecuado para remover costras políticas y provocar un efecto catártico ante el absurdo de esta vida en un contexto totalmente socio-político-económico. Claro, que para poder ser parte de esta experiencia en la que abiertamente serás aprobado si eres de izquierda y cuestionado por haber votado por la derecha, por una botarga, o por no haber votado, para poder tener derecho de reirte desde las entrañas en donde duele la mediocridad de la clase media, para dejar que se rían de ti mientras tú te ríes aparentemente del que se para en el escenario, sí debes pertenecer a una clase, debes de entrada poder pagar un cover de $150 más consumo.

Si estás dispuesto o bien, apto para cumplir ese requisito, puedes estar seguro de que pasarás un buen rato en compañía de dos intérpretes multidisciplinarios, Marisol Gasé, quien encarna al pretexto del título, pues el show comienza con la supuesta entrega de un Oscar a la “diva� Bette Davis, Gasé hace un sketche de este momento, en el que la ganadora de la presea dorada está vieja y cansada y nos remonta a sus años mozos donde se pasará lista de manera fársica a temas como las adicciones, el amor, las relaciones, los políticos del momento, la profesión, etc., descontextualizando totalmente al personaje de Davis, pues fuera de un intento de caracterización física, no existe una imitación ni una explicación de la referencia a la actriz hollywoodense, se hacen algunos juegos de palabra con su nombre, pero hasta ahí. Uno entra en el juego de un stand up comedy de Marisol Gasé, más bien. La acompaña, ejemplarmente, Fernando Rivera Calderón quien funge como el músico-amante de la Davis, ambos logran una dinámica de amor-desamor entre sí y una divertida interacción con el público. Fernando al piano y en acompañamientos vocales, Marisol cantando, inventan letras que van de lo trágico a lo cómico en un santiamén, con luces rojas, azules y amarillas, típicas de cabaret. En este espectáculo, no te quedarás en tu butaca como mero observador, pues serás cuestionado, nombrado, interrogado, de tal forma que se crea una especie de hermandad en la que te ríes abiertamente con el desconocido de al lado o le gritas a 5m. de distancia a aquel que profirió una opinión política distinta a la tuya.

Si de por sí el teatro necesita de la energía generada entre público y actores, el cabaret respira de esta relación. Al principio, el showman y la showgirl se sentían tensos, hasta podría uno creer que son un tanto cuanto antipáticos, conforme pasa el tiempo y los músculos en el escenario y la butaquería se relajan, surge la camaradería y la simpatía aflora del escenario, así como la mejor demostración de su talento que ya no se siente impostado, sino fluido.

Si bien el ritmo sube y baja constantemente y los chistes sobre políticos llegan a ser repetitivos, Gasé y Rivera Calderón logran una gran sonrisa en su público, aplausos, reflexión y catársis.

“Bette Davis, en este lugar no cabes� se presenta los viernes a las 22:30 hrs en El Vicio, Madrid 13, Coyoacán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *