DE LOS SERVICIOS PUBLICOS…

De los servicios públicos, los impuestos y los bonos millonarios (ah sí! y de mi automóvil)

La semana pasada me tocó ser una más de las “damnificadas� por las intensas lluvias que han estado cayendo en la ciudad. Como fue el caso de varias calles del centro de Polanco, en la de mi oficina se inundaron todos los autos que estaban estacionados en ambos lados de las banquetas. Aunque algunos pudieron arrancar después tras algunas dificultades, al mío se lo tuvo que llevar la grúa. La secretaria de nuestra oficina consiguió que los del GDF mandaran a alguien a rescatarnos, los cuales nos ayudaron a mover los coches y se despidieron recomendándonos llamar a las aseguradoras.

Si bien yo entiendo que todos estamos expuestos a las problemáticas de este tipo de fenómenos, pienso que en la ciudad sufriríamos menos encharcamientos si se pusiera atención al mantenimiento del sistema de drenaje, que es un servicio público al que debiera darse especial atención. Claro que en gran medida, los responsables de que se tapen las alcantarillas son todas las personas que tiran basura en la calle. Sin embargo, existen aún grandes lagunas en cuanto a la exigibilidad referente a los servicios públicos. Qué lejos estamos, por ejemplo, de poder reivindicar nuestro derecho a que los responsables de tapar los baches se hagan cargo de los daños a los vehículos que caen en alguno de ellos! O también los casos en los que la gente se queda sin agua porque las fugas no son atendidas aunque se reporten en repetidas ocasiones, y también por todos los problemas que implica el cierre de vialidades sin previo aviso. Hay colonias en las que las personas que pasan recogiendo basura en sus carritos hacen su agosto con los vecinos, que no ven pasar el camión encargado en mucho tiempo.

Ahora, el tema tiene otro asegún, que es el hecho de que si no se pagan impuestos, tampoco hay calidad en los servicios públicos. Pero y entonces, si no es de nuestros impuestos, de dónde salen los bonos millonarios como los que se embolsan los panistas en Atizapán? y así podría seguir el círculo vicioso por veinte páginas, por lo que concluyo que los afectados por las lluvias seguiremos siendo rehenes de las aseguradoras hasta que destapen las coladeras, la gente no tire basura, paguemos impuestos, hagan algo con ellos y los panistas dejen de darse regalitos.

(Foto: Milenio)

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *