MUCHAS GUERRITAS CALIENTES

Uno de mis profesores en la universidad decía bastante seguido: “Yo prefería los tiempos de la guerra fría, en lugar a estos de muchas guerritas calientes�.

Pues ese término le queda bastante bien a la situación actual del país: un polvorín en Michoacán y en Guerrero, uno que ya estalló en Oaxaca, ni que hablar de los múltiples conflictos en la ciudad. Ante la rapidez con la que estos acontecimientos pasaron de ser algo más o menos local a verdaderos conflictos nacionales, no extraña la teoría de que los tres náufragos que aparecieron por Australia fueron guardados hace 10 meses a fin de sacarlos en el momento en que se necesitara distraer un poco a las personas.

Uno de mis colegas lleva un registro de las ejecuciones extrajudiciales desde hace varios meses, y el alza de los números es impactante. Esta semana sucedió una de las más sangrientas demostraciones en Michoacán, y en Oaxaca estuvieron a punto de linchar a un funcionario, al más puro estilo de Crónicas, en la que cualquier parecido con la realidad… No solamente Fox sino los representantes de los demás poderes, están como alelados y mientras a plena luz del día bandas de narcotraficantes se matan entre sí, la violencia continúa en el norte, centro y sur de la república, de este país ya no se hace cargo nadie y menos con el cambio de administración, que les urge entregar como papa caliente.

No percibo que los actuales conflictos se disuelvan o lleguen a buen fin dada la lamentable actuación de la Segob en Oaxaca, del poder judicial en caso de las sangrientas ejecuciones, el de Fox en general (y él por qué?) y también, ante la apatía en que vamos cayendo los mexicanos cuando la violencia se hace algo tan cotidiano, que ya apenas se nota. Pero esto, por supuesto no es normal. Nos encontramos como aprisionados en las páginas de un periódico amarillista. La violencia no debe ser normal, ni cotidiana, ni mucho menos invisible. Lamento no terminar este artículo con alguna propuesta más impactante que la de no ver la violencia como algo cotidiano, pero si lo piensan bien, ésta escala cuando nos parece normal que cualquier percance con el auto termine en golpes, los policías se lleven a los detenidos de una infracción a rastras o que un evento termine con un saldo de varios muertos. La situación es, claro, mucho más compleja. Pero parece que la tendrán en stand by

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *