RANCHERISIMAS

Este 15 de septiembre lo último que pensé fue llegar a sentir un gramo de patriotismo en la sangre, y aun cuando el reto era difícil, además de que no propuesto, pues segura estaba de que no sucedería, vino un espectáculo a mostrarme que estaba yo equivocada.

Mariana Gajña y Marissa Saavedra se autodenominan una güera y una morena producciones regalándonos un espectáculo de música, jolgorio y diversión en el Teatro La Gruta del Centro Cultural Helénico.



Quizá el espacio donde se presentan no es calificativo de la propuesta, pues hay que aclarar que aunque ambas son actrices, realmente esto no es teatro, mantiene elementos comunes pues es un hecho escénico, requiere de interpretación, de interrelación con el espectador y es tan o más entretenido que el teatro, sin embargo no hay conflicto ni nos cuentan una historia de manera tal que pueda ser denominado así.

El asunto es que eso no importa, sale sobrando pues logran el objetivo de que el espectador se entregue blandito ante ellas mientras los participantes de la puesta hacen los mismo, se dan. Esa entrega se siente y aunque, es lo que deben hacer de facto, se agradece y mucho.

El “show� mexicano está constituido por dos mujeres, una güera y una morena que, so pretexto de interpretarnos sus canciones, intercalan pequeñas historias o prefacios a cada una de ellas. La manera de hacerlo es invitando a los asistentes a jugar la lotería con ellas. Así que cada canción que cantan es una carta y uno va tachando literalmente su tarjetón hasta que haya un afortunado que grite “lotería�. Están acompañadas por Alfonso Borbolla que si bien no canta, desquita con creces su presencia ahí. El funge como múltiple hombre usado o ejemplificador de ciertas conductas, logrando diversos matices corporales y vocales y siendo a su vez es un contacto importante con el público, quien, lo acepta a manos llenas. En la sala, con el paso del tiempo, se logra crear un ambiente de familiaridad tal, que recuerda a las carpas o el cabaret. Lo agradable del caso, es que uno nunca es instado a llevar a cabo esta conducta, sino que surge de manera espontánea y natural, ayudada claro, por la venta de cervezas y tequilas en el lugar, remitiéndonos a una cantina de pueblo, pero con estilizaciones bienvenidas al lugar, pues es relevante decir que el espectáculo está concebido de manera cabal, la producción logra que cada elemento en el escenario (y fuera de él) en la butaquería o en las mesas (pues hay con dinero, para elegir) sea adecuado y de excelente calidad.

Las intérpretes, cantantes, creadoras y demás del espectáculo logran una complicidad muy buena con el público, haciendo que no haya distinción de géneros o edades. Aun cuando lucen muy sexys en sus trajes de chiapanecas con minifaldas, tacones de lentejuela y medias de red, no logran ni por un momento la antipatía de las féminas y todo se desenvuelve de manera muy amena.

La propuesta incluye música en vivo, con Yurief Nieves, Sergio Robledo y Rodrigo Martínez, quienes están muy bien acoplados a las cantantes, logrando momentos de sincronía absoluta.

Quizá el único inconveniente es cuando ambas voces cantan de manera simultánea pues se vuelve evidente que la voz de Marissa Saavedra, potente y con una peculiar tesitura trabajada, opaca a la de Mariana Gajá, siendo esta quien luce más su bis cómica. Quizá estas características son las que, finalmente, logran un equilibrio de “talentos y simpatías� tan florecientes en esta representación. Todos los elementos están muy bien elegidos, desde el reparto humano hasta la elección de los temas siendo la carta de “los ardidos�, con la canción Necesitas Gerolán, cuando más cercano se está de una teatralización de un tema cantado.

Al final todo el público acabó coreando México Lindo y querido, teniendo un final digno de un concierto y haciendo que más allá de la “independencia� los presentes disfrutáramos de una comunión, efímera pero intensa. Sin duda fue una función importante tanto para los creativos como para el público que lo vivimos esa noche, seguramente irrepetible, pero con la fortuna de que el espectáculo está constituido con una calidad tal, que aun sin la euforia del 15 de septiembre, seguro se vivirá como algo muy disfrutable.

Rancherísimas
Con: Mariana Gajá, Marissa Saavedra, Alfonso Borbolla
Músicos: Yuriéf Nieves, Sergio Robledo, Rodrigo Martínez
Asistente de dirección: Daniela Arroio.
Foro La Gruta
Centro Cultural Helénico
Viernes 20:30
Sábados 19 y 21 hrs.
$90 y $120

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *