Las vitaminas son sustancias orgánicas imprescindibles en los procesos metabólicos que tienen lugar en la nutrición de los seres vivos. No aportan energía, puesto que no se utilizan como combustible, pero sin ellas el organismo no es capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos suministrados por la alimentación.
Las vitaminas deben ser aportadas a través de la alimentación, puesto que el cuerpo humano no puede sintetizarlas. Una excepción es la vitamina D, que se puede formar en la piel con la exposición al sol, por esta razón se recomiendan los bañitos de sol a los bebés, para que comiencen a sintetizar la vitamina D, no crean que son para broncearlos, y las vitaminas K, B1, B12 y ácido fólico, que se forman en pequeñas cantidades en la flora intestinal, pero aún así necesitamos consumirlas de forma extra porque como te mencione se forman sólo en pequeñas cantidades y no en las que necesitamos.
Con una dieta equilibrada y abundante en productos frescos y naturales, dispondremos de todas las vitaminas necesarias y no necesitaremos ningún aporte adicional en forma de suplementos de farmacia o herbolario. Un aumento de las necesidades biológicas requiere un incremento de estas sustancias, como sucede en determinadas etapas de la infancia, el embarazo, la lactancia y durante la tercera edad.

Existen dos tipos de vitaminas:

Las liposolubles (A, D, E, K), que se disuelven en grasas y aceites.
Las hidrosolubles (C y complejo B), que se disuelven en agua.

En algunas circunstancias o etapas de la vida, las necesidades de algunas vitaminas aumentan, y estos son algunos ejemplos:

– Dietas para adelgazar: Controlar el aporte de vitamina B2 y ácido fólico.
– Embarazo: Aumentan las necesidades de vitaminas B1, B2, B6 y ácido fólico.
– Lactancia: Prestar especial atención a un aporte suficiente de vitamina A, B6, D, C y ácido fólico.
– Bebés y lactantes: Prestar atención a que la madre no sufra ninguna carencia vitamínica. Si se vive en una zona poco soleada deberemos cuidar que el bebé tenga un aporte suficiente de vitamina D.
– Niños: Es importante que no falten las vitaminas A, C, D, B1, B2 y ácido fólico.
– Vejez: La mayor parte de los ancianos siguen dietas monótonas y de escasa riqueza vitamínica. Puede ser conveniente un aporte suplementario de vitaminas A, B1, C, ácido fólico y D (si además salen poco y no les da mucho el sol).

Entre los factores que neutralizan o destruyen ciertas vitaminas están:
– Las bebidas alcohólicas: Ya que el alcohol aporta calorías sin apenas contenido vitamínico disminuye el apetito y se producen carencias, especialmente de vitaminas B1, B2,B3, B6, y ácido fólico.
– El tabaco: Puesto que la vitamina C interviene en los procesos de desintoxicación reaccionando con los tóxicos del tabaco, se recomienda un aporte superior al recomendado (a veces incluso el doble o el triple).
– Drogas: Como estas son tóxicas para el organismo se deberá incrementar el aporte de vitamina C. Debido a que en muchos casos también disminuye el apetito, deberemos aportar suplementos de vitaminas del grupo B (que además actúan como protectores hepáticos) y ácido fólico.
– Situaciones estresantes: Bajo tensión emocional o psíquica, las glándulas suprarrenales segregan una mayor cantidad de adrenalina, que consume una gran cantidad de vitamina C. También se necesitan mayores cantidades de vitamina E y de las del grupo B.
РAz̼car o alimentos azucarados: El az̼car blanca no aporta ninguna vitamina a nuestro organismo, por el contrario, requiere de un aporte de vitaminas y minerales de nuestras propias reservas para metabolizarse (sobre todo B1).
– Medicamentos: Los estrógenos (anticonceptivos femeninos) repercuten negativamente en la disponibilidad de la mayoría de las vitaminas. Los antibióticos y los laxantes destruyen la flora intestinal, por lo que se puede sufrir déficit de vitaminas K, H o B12.

REQUERIMIENTOS:
Los requerimientos de las vitaminas varían de acuerdo a la edad y al sexo, así que te dejo esta tablita para que consultes tus requerimientos y el de cada miembro de tu familia:


TablaVitaminas.gif

¿En dónde las encontramos? :
Como te mencione si llevas una dieta balanceada tendrás la seguridad de que cubres tus requerimientos sin la necesidad de recurrir a los suplementos que se venden comercialmente, por último te dejo alguna lista para que cheques que vitamina te aportan algunos alimentos, porque si me pongo a enlistar todos nunca acabamos.
Vitamina A: Hígado, Yema de huevo, Lácteos, Zanahorias, Espinacas, Brócoli, Lechuga, Durazno, Melones.
Vitamina E: Aceites vegetales, Yema de huevo, Hígado, Panes integrales, Legumbres verdes, Cacahuate, Coco, Vegetales de hojas verdes.
Vitamina K: Harinas de pescado, Hígado de cerdo, Coles, Espinacas.
Vitamina D: Hígado, Yema de huevo, Lácteos, Germen de trigo, Luz solar.
Vitamina C: Vegetales verdes, frutas cítricas y papas.
Acido fólico: Carnes, hígado, verduras verdes oscuras y cereales integrales.
Vitaminas de complejo B: Carnes principalmente, lácteos, cereales, levaduras, vegetales verdes, granos integrales, y frutas secas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here