Cuba1.gif

La semana pasada tuve la gran oportunidad de visitar Cuba, viaje con el cual soñaba desde la universidad.

Fueron nueve días de experiencias impresionantes, que me dejaron con absolutas ganas de regresar y conocer un poco más de la isla, cuya historia es por demás interesante. Pude ver con mis propios ojos algo (poquísimo, realmente) de lo que tanto había escuchado hablar acerca de las miserias del bloqueo impuesto por Estados Unidos y que tanto dificultan la vida diaria de los cubanos: escasez de equipo y materiales que repercuten en muchos sectores de la economía (uno que salta a la vista es el de la construcción), artículos de uso cotidiano que deben comprarse en otra divisa por las dificultades de su importación, países que comercian con al isla mediante condiciones sumamente abusivas, etc. Quienes quieren invertir en Cuba sufren un tremendo acoso y muchos terminan desistiendo, y los que sufren las consecuencias son sus habitantes.
Aún así, Cuba es el segundo país en cuanto al nivel de crecimiento económico en América Latina, y ni qué hablar de las maravillas de su seguridad social.

Existe, por otro lado, una fuerte opresión a las libertades individuales. Los cubanos tienen prohibido el acceso a medios de comunicación distintos a los del Estado, viven bajo una fuerte vigilancia que les impide, por ejemplo, pasear libremente por las playas reservadas para los turistas. Hablar con un cubano al azar es escuchar la ambivalencia que sienten con respecto al régimen impuesto tras la revolución: El Estado nos da casa, comida, educación y salud de primera calidad, pero también queremos viajar a otros lugares. A Fidel Castro se le ama y se le odia al mismo tiempo, y con la misma intensidad.

Mi impresión es que el mayor mal que aqueja a Cuba no es su líder, sino el bloqueo económico al que tantos recursos destinan los estadounidenses con el fin de hacerle la vida imposible a un país que ejerció su derecho de tener un régimen diferente. Si tienen algo de curiosidad, les recomiendo leer algo acerca del Plan Bush para Cuba, y aterrarse como yo con todo lo que puede planear una potencia mundial para sacarse la espinita de no haber podido terminar aún con un país tan pequeñito.

PD. La fotografía que anexo fue tomada desde un taxi en La Habana.

Desde Deviajero.com

3 Comentarios

  1. Carolina: Estoy completamente de acuerdo contigo en lo que respecta al gobierno estadounidense y sus políticas nefastas y arbitrarias. Sin embargo, Fidel, aunque merece mis respetos por pretender demostrar su independencia del poder e influencia «yanki», exacerbó con su odio las represalias «gringas», abligando a su gente a «pagar el pato». Y aquí si digo: «El que odia y desprecia, merece que lo odien y desprecien».
    La solución no era «atacar» a los estadounidenses, ni a su gobierno, o aceptar y enfrentar que si no lo quieren para lo malo, que no pretendan obtener sólo lo bueno.
    Estados Unidos es un país al que debemos ponerle un «hasta aquí», pero con diplomacia, si le hacemos la guerra, si los corremos de casa, ellos harán lo mismo, pero con mucho más perjuicio, porque son nos guste o no, más ricos.
    Resumiendo: En mi opinión, Fidel la «regó» y los «gringos» (Léase: Gobierno, no pueblo) tomó represalias por el «desaire», como las tomaría cualquiera al que le dicen: «Tú no entras a mi casa» y resulta que es el dueño de la única farmacia del pueblo o de la única tiendita, ¿Qué hace? «Pues entonces muérete, no te vendo, ni a tí ni a los de tu familia». jejeje. Simple opinión de lo que creo.
    No odiemos a todo un pueblo, sólo luchemos por lo injusto de manera justa, sin violencia ni armas, sin pisotear el derecho de una sola persona ajena a la lucha o que no desee participar en ella, pues es SU derecho.
    ¡Saludos!

  2. Estimada Gaby,

    Estoy de acuerdo en que no es la gente la que debe pagar las consecuencias, lo cual sucede y dificulta muchísimo su vida diaria. También la comunidad cubana en EUA se las ve negras con medidas del Plan Bush que limitan sus visitas a la isla pese a ser ciudadanos estadounidenses y tener derecho de desplazarse hacia donde mejor les parezca. Finalmente,la política la hacen unos cuantos y afectan a toda la población..

  3. fidel es el amigo de todos lo quiero mucho por su enteligencia como fuera de ese pais para se mas q su segudor porque un lider tiene seguidores y yo soy uno se ellos viva cuba viva fidel y viva la revolucion cubana .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here