inah.jpg

Con altibajos cerró este año el Instituto Nacional de Antropología e Historia, en medio de denuncias de saqueos, ausencia de presupuesto y la posibilidad de reforma constitucional sobre la administración del patrimonio histórico y arqueológico entre la Federación, estados y municipios.

En contraparte, el Instituto se anotó éxitos este año en la organización de más de 200 exposiciones temporales, tanto nacionales como extranjeras, y en la localización de importantes hallazgos arqueológicos, como el del monolito dedicado a Tlaltecuhtli (Dios de la Tierra), hallado el 2 de octubre pasado en las inmediaciones del Templo Mayor.

Otro logro fue la aprobación en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO del Paisaje Agavero y las Instalaciones Industriales de Tequila, Jalisco, colocando a México como el país con mayor número de sitios (26 en total) reconocidos por el organismo mundial.

Por lo que se refiere a catalogación y registro del patrimonio cultural, el instituto llegó entre enero y octubre de 2006 a un acumulado de 38 mil 376 sitios arqueológicos registrados y 91 mil 410 inmuebles catalogados.

Mientras tanto, al registro de monumentos muebles, se incorporaron en este periodo 25 mil 498 bienes arqueológicos en custodia de particulares y el acervo fotográfico alcanzó las 34 mil500 fotografías catalogadas.

La administración que termina y que ahora se encuentra a cargo de Alfonso de María y Campos, dejó listas además, las propuestas de declaración en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO de la Reserva de la Biósfera Banco Chinchorro, en Quintana Roo, en el rubro de bien mixto, y el Campus Central de Ciudad Universitaria como Patrimonio Moderno que se espera puedan ser aprobadas en 2008.

Los logros en este año incluyen además la captación de un público más numeroso en las más de 200 exposiciones temporales que se realizaron de enero a diciembre en los diferentes espacios del INAH y que incluyen 11 de carácter internacional, entre las que se cuenta «Persia. Fragmentos del paraíso. Tesoros del Museo Nacional de Irán que se exhibe en el Museo Nacional de Antropología.

A cargo del restaurador Luciano Cedillo Alvarez, el INAH inició el año que termina con la responsabilidad de sortear una iniciativa que pretende modificar los artículos 27, 73, 115, 116 y 124 de la Constitución, para quitarle a la Federación la facultad exclusiva de legislar y administrar monumentos arqueológicos, artísticos e históricos y en restos fósiles.

Con estas modificaciones, los estados y municipios del país tendrían las mismas atribuciones para disponer del patrimonio cultural a cargo del INAH, aun sin tener los recursos con que esta dependencia cuenta, lo que provocó un rápido y dinámico movimiento de autoridades, trabajadores, investigadores e intelectuales en contra de la propuesta.

No obstante el cabildeo entre diputados, senadores y autoridades del Instituto, la propuesta continua en espera de ser desechada del paquete de reformas en el que está incluida en la Cámara de Diputados, donde podría ser aprobada de no convencer a los
legisladores del riesgo que su aprobación implica para el patrimonio nacional.

Este año, además, la administración que termina estuvo marcada por un déficit presupuestario que de acuerdo con datos del propio Instituto, alcanzó los 300 millones de pesos, con lo que se dejaron de completar los equipamientos de algunas zonas arqueológicas del país y la construcción de obra física.

Una de las noticias en las que el INAH estuvo incluido y que acaparó la atención mundial al inicio de año fue también la del saqueo realizado en el sitio de Teopancasco, en Teotihuacan, donde la arqueóloga Linda Manzanilla realizaba investigaciones desde años.

Ubicado en un predio de San Sebastián Xolalpan, al sureste de la llamada «Ciudad de los Dioses», el sitio, dijo la investigadora, mostraba signos de saqueo en una fosa, en la que ella suponía había un entierro, sin que las autoridades hayan dado a conocer los resultados de las investigaciones.

Uno de los pendientes del INAH también fue la adquisición de los terrenos en los que se ubican la mayoría de las 173 zonas arqueológicas del país que de acuerdo con declaraciones de las propias autoridades requieren de muchos años de planeación e inversión, pues al momento, hasta en un 80 por cierto de ellas, la propiedad es nula.

Una de las últimas polémicas de la administración de Cedillo llegó al final de su titularidad al frente del INAH cuando anunció la compra de un nuevo edificio en el sur de la ciudad en el que se pretende ubicar a 13 de sus áreas administrativas pero en el que se invertirán unos 20 millones de pesos anualmente durante 20 años.

Con este proyecto, el Instituto quedaría endeudado por las próximas dos décadas, aunque se argumenta que la inversión implicará un ahorro en operación del inmueble de hasta 35 millones de pesos que ahora se invierten en el arrendamiento de diversas oficinas.

Fuente Conaculta

1 Comentario

  1. Comentario dirigido a las autoridades del Instituto Nacional de Antropoogía e Historia:
    Que bueno que entre los éxitos logrados por Ustedes el año pasado se hallan anotado otro punto como dicen con el hallazgo de la monumental escultura de Tlaltecuhtli encontrada frente a las escalinatas del Templo Mayor de México. Ahora a un año de su descubrimiento me da gusto que ya hayan iniciado con los trabajos de limpieza y restauración de esta extraordinaria escultura Pero me gustaría que ya dieran a conocer con claridad el nombre de quien hizo este grandioso descubrimiento. Ya trancurrió un año y el Instituto han pasado por alto esta información tan relevante. Se ha púbicado que este hallazgo se debió a todo un “equipo” de investigadores, considero que no es justo para la historia de nuestro país y sobre todo para la persona que le corresponde este derecho. Es urgente que las autoridades correspondientes tomen cartas en este asunto. He insistido en esto en otros medios pero aún no se ha dado una respuesta congruente. Considero que esta información será relevante al momento de exhibir al público esta magnífica escultura se debe esclarecer este tipo de información y dejar los asuntos de política a un lado es por el bien de nuestra historia. Gracias de antemano por su respuesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here