Hard Candy

Una niña de 14 años, Hayley, accede a encontrarse en un café con un fotógrafo al que conoció en una sala de chat. “Cuatro partes loca, una cuerda”, Hayley termina en casa del fotógrafo tomando desarmadores y preparándose para una sesión fotográfica. Niña, ¡di NO y cuéntalo a quién más confianza le tengas! Pero las cosas no son lo que parecen, y pronto la película nos arrastra a un sorprendente juego del gato y el ratón.

El tema de esta película es bastante controvertido y difícil de digerir. Y la manera en que la acción se desenvuelve lo hace aún más impactante y perturbador. Conforme iba avanzando la historia, cada vez me sorprendía más lo mal de la cabeza que pueden estar algunas personas. Es rara, es cruel, y camina en la delgada línea entre lo malo y lo peor. Pero, independientemente de la posición moral del espectador ante los eventos que se desenvuelven en pantalla, es irresistible.

Las actuaciones en “Hard Candy” son sólidas y dignas de mención. No hay efectos especiales ni un vasto elenco. Casi toda la película sigue a la niña y el fotógrafo en el hogar del mismo, y logra proyectar una situación francamente violenta sin ser muy gráfica. Ellen Page hace una extraordinaria labor como Hayley, y Patrick Wilson se defiende bastante bien como Jeff, el lobo feroz del cuento. A esto hay que añadirle una hermosa fotografía, con cuidadoso uso del color a lo largo de la historia.

Probablemente “Hard Candy” no es la más feliz película para las fiestas decembrinas, pero de esas películas poderosas que se pueden recordar mucho tiempo después.

3 comentarios

  1. Ale

    La compraron mis padres en DVD, pero también va a estar disponible en renta próximamente, según Blockbuster, a principios de enero. Creo que con el título de “Niña Mala” o algo así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *