Juegos interactivos por computadora, rallyes, teatro virtual y pantallas transparentes donde es posible observar habitantes cotidianos del mayor centro del poder político y económico de México, son algunos de los atractivos que ofrecerá el Museo de Sitio Virtual de Palacio Nacional a partir de la segunda quincena del presente mes.

Ubicado en la Plaza de la Constitución, el recinto fue pensado como un sitio donde además de conocer la historia del lugar, el visitante podrá pasar un rato agradable y de entretenimiento con la más avanzada tecnología del país, explicó el arquitecto José Ramón San Cristóbal Larrea.

El director general del proyecto y titular de la Dirección de Promoción Cultural, Obra Pública y Acervo Patrimonial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) comentó que el museo forma parte de las obras de restauración llevadas a cabo en 2006 para que la gente conozca y disfrute ese emblemático edificio propiedad de los mexicanos.

Señaló que el museo dependerá de la SHCP y, a través de una colección de 28 piezas interactivas, entre computadoras, teatros virtuales y colecciones fotográficas, los visitantes podrán conocer la historia del Palacio Nacional desde 1521, cuando el conquistador Hernán Cortés lo mandó construir para gobernar desde allí, aunque nunca lo pisó, hasta la fecha.

Asimismo, se relatan algunos antecedentes historicos del lugar, como la época de la Gran Tenochtitlán, la conquista y la evolución que ha ido teniendo el inmueble a lo largo de casi 500 años y que ocupa un área de 200 por 200 metros.

Aunque la SHCP ya cuenta con una página de internet en la que se relata la historia del inmueble, San Cristóbal comentó que el museo de sitio pretende que sus principales visitantes, los niños, aprendan la historia del monumento de una manera ágil y divertida, pues podrán interactuar con las piezas exhibidas.

Explicó que, además, el museo virtual busca conjugar un discurso museográfico en el que la representación a través de la imagen y el simulacro conformen un sitio de reflexión y experimentación para el visitante.

«Buscamos crear un espacio cultural, de encuentro y reflexión; de interpretación lúdico, estético y ritual, donde el visitante pueda tener una experiencia interesante y memorable»
, enfatizó al decir que el discurso museográfico tiene una apariencia lineal en el tiempo.

Acotó que a ese eje lineal lo atraviesan otros de sentido: El Palacio Nacional como centro del poder político y económico; la vida cotidiana; sus habitantes; como espacio arquitectónico; su entorno ecológico y su contexto global histórico y social como elementos integradores del discurso.

En ese sentido, indicó que la curadoría a cargo de Margen Rojo A.C. fue creada con elementos puntuales de información que sirven de detonador para que el visitante se haga preguntas y construya sus propias respuestas.

Afirmó que el contenido temático tiene un fundamento académico muy sólido, ya que fue trabajado por la historiadora Guadalupe Jiménez Codinach, autora del libro «La Gran Bretaña y la Independencia de México, 1808-1821», entre otros títulos.

No obstante que el museo de sitio se inauguró el 30 de septiembre de 2006, no fue abierto al público dado que aún se llevan a cabo algunos trabajos complementarios en el lugar que se verán concluidos en los próximos días, indicó el funcionario.

Entre las tareas complementarias, precisó que se rehabilitó un espacio de 21 mil 500 metros cuadrados, tanto para el museo como para un restaurante, una sala de usos múltiples que podría destinarse a oficinas y un estacionamiento para unos 400 automóviles, cuyo costo ascendió a 200 millones de pesos.

Subrayó que el museo ubicado en el edificio colonial representa parte de la solución a un espacio que fue prácticamente olvidado por más de 20 años, producto del deterioro ocasionado por los sismos de 1985, como lo era el Jardín Botánico o de la Emperatriz.

«Cuando vimos la posibilidad de reutilizarlos vimos la relación costo-beneficio de cómo repararlos era realmente muy desventajosa, entonces se optó por hacer un edificio nuevo que contuviera el estacionamiento», detalló.

Es entonces «cuando prácticamente comienza a tener vida el proyecto y, evidentemente se le adicionó el edificio de usos múltiples, entre los cuales se contempló en su momento poner ahí un museo de sitio virtual», abundó.

Con esos trabajos de rehabilitación, comentó, fueron beneficiados 12 edificios colindantes, como el 3 y el 5, que en total suman 24 mil 500 metros cuadrados, incluyendo el jardín botánico, su iluminación, fachada y las especies de plantas que ahí se encuentran.

Expuso que cada año el Palacio Nacional recibe alrededor de un millón 400 mil visitantes que admiran sus murales, el Recinto a Juárez -ex presidente mexicano del que en 2006 se festejó el bicentenario de su natalicio- y la antigua Cámara de Diputados, todo lo cual está a cargo de la SHCP.

Afirmó que el inmueble goza de óptimas condiciones, aunque requiere de una atención continua en la que intervienen otras instancias, como el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Uno de sus principales problemas es su estabilidad, por ello se le ha dado gran importancia a su cimentación y en la administración federal recién concluida se llevaron a cabo ese tipo de trabajos y en el actual se continuará con un monitoreo, concluyó San Cristóbal.

Notimex

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here