Hola a todos, aprovecho para desearles a todos un excelente 2007, que sea un año de continuación y consolidación de los proyectos que están en marcha, el surgimiento de muchas ideas y sueños que generen nuevos planes y metas para llevarlos a cabo durante el año, y sobre todo que sea un año de éxito, paz y salud física (y mental). ¡Ah! y que por supuesto sea un año en el que nos propongamos leer más (defecito, libros, revistas, etc.).

Comparto con ustedes el siguiente poema del mexicano Enrique González Martínez que habla sobre la vida, el tiempo, el pasado, el caminar sin destino aparente y de cómo la vida se puede pasar tan deprisa, sin darnos cuenta. Hay tanto por vivir, conocer, disfrutar, hacer, deshacer, leer, escribir, entre muchas, muchas más cosas. Y este año que inicia nos otorga una nueva oportunidad para dar el primer paso.

Y pienso que la vida…
Y pienso que la vida se me va con huida
inevitable y rápida, y me conturbo, y pienso
en mis horas lejanas, y me asalta un inmenso
afán de ser el de antes y desandar la vida.

¡Oh los pasos sin rumbo por la senda perdida,
los anhelos inútiles, el batallar intenso!
¿Cómo flotáis ahora, blancas nubes de incienso
quemado en los altares de una deidad mentida?

Páginas tersas, páginas de los libros, lecturas
de espejismos enfermos, de cuestiones oscuras…
¡Ay, lo que yo he leído! ¡Ay, lo que yo he soñado!…

Tristes noches de estéril meditación, quimera
que ofuscaste mi espíritu sin dejarme siquiera
mirar que iba la vida sonriendo a mi lado…

(¡Ay, lo que yo he leído! ¡Ay, lo que yo he soñado!)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here