El Polyforum Siqueiros y el INBA, a través de la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS), rendirán el miércoles 10 de enero un homenaje al autor del mural La Marcha de la Humanidad, con motivo de su aniversario luctuoso 33.

La ceremonia, prevista a las 10h00 en la Ronda de los Hombres Ilustres del Panteón de Dolores, será encabezada por la directora del INBA, María Teresa Franco; Adriana Siqueiros, hija del muralista, y los directivos del Polyforum.

David Alfaro Siqueiros, uno de los tres grandes impulsores del movimiento muralista mexicano del siglo XX, junto con José Clemente Orozco y Diego Rivera, murió en Cuernavaca, Morelos, el 6 de enero de 1974.

Nació en el municipio de Camargo, Chihuahua, el 29 de diciembre de 1896. Se formó como pintor en la Academia de San Carlos, desde la que participó en la huelga estudiantil de 1911, y en la Escuela al Aire Libre de 1911 a 1913.

Uno año después, en 1914, se incorporó al ejército constitucionalista encabezado por el ex presidente Venustiano Carranza. En 1919 viajó a Europa en donde conoció a Rivera. En 1921 formuló, a través de la revista Vida Americana, su primer manifiesto en defensa del arte público monumental.

A su retorno a México emprendió, con Rivera y Orozco, el movimiento muralista que influyó en el arte plástico internacional, especialmente en América Latina y Estados Unidos.

Siqueiros fue el artista mexicano con mayor nivel de compromiso político e ideológico, rasgo que lo llevó a padecer encarcelamientos, exilios y deportaciones. A finales de los años 30 encabezó un grupo de militantes izquierdistas mexicanos que se integró a las Brigadas Internacionales de la Guerra Civil Española.

Militante comunista hasta su muerte, fue fundador del órgano periodístico El Machete, participó en huelgas y movimientos sociales promovidos por el PC y en los años 30 se vio involucrado en un fallido atentado contra el ex líder soviético Leon Trosky.

Entre sus obras pictóricas más relevantes figuran La Marcha de la Humanidad, considerado el mural más grande del orbe, pues cubre una superficie de 4,600 metros cuadrados; La Revolución contra la dictadura porfiriana, La nueva democracia, El diablo en la iglesia, Monumento a Cuauhtémoc, Retrato de Angélica, Autorretrato y El Coronelazo.

Fue un artista innovador –tanto en lo técnico como en lo formal- que exploró el impresionismo, el expresionismo y el abstraccionismo, pese a su incuestionable vocación figurativa, su principal instrumento de comunicación con las masas buscada con la plástica mural.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here