La Caja de dedicación depuesta bajo la estatua de Louis Pasteur, ubicada en el jardín del mismo nombre —en el cruce de las avenidas Insurgentes y Reforma de la ciudad de México—, comienza a revelar sus secretos luego de que fuera liberada por personal de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el pasado 2 de enero, y sometida a un proceso de estabilización.

En el interior de la pieza de acero galvanizado se encontró básicamente un legajo, es decir, un conjunto de papeles relacionado con la entonces futura donación del monumento por parte de la comunidad francesa de México. Dicha ceremonia fue presidida por el general Porfirio Díaz el 11 de septiembre de 1910, dato corroborado gracias a fotografías del Archivo Casasola, a resguardo de la Fototeca Nacional del INAH.

El especialista Pedro Francisco Sánchez Nava, adscrito a la Coordinación Nacional de Arqueología, dio a conocer que los documentos se dividen en diarios de dos tipos: franceses y mexicanos. Cada grupo está conformado por tres periódicos, y en el caso de los escritos galos, también se encontró un acta manuscrita. Todos ellos estuvieron enrollados por un listón con los colores de la bandera de Francia (azul, blanco y rojo).

Debido al deterioro que presentan los diarios franceses (algunos de los cuales pudieron editarse en México), hasta el momento no ha sido posible conocer sus títulos, sin embargo, es visible la fecha de dos de ellos, correspondientes al miércoles 7 y jueves 8 de septiembre de 1910.

Los rotativos mexicanos pertenecen a El diario volumen VI, número 1403; a El país, del viernes 9 de septiembre de 1910; y a El imparcial, del sábado 10 de ese mismo año.

Cabe destacar que el conjunto de papeles se encuentra actualmente en la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del INAH, donde un grupo de restauradores encabezado por Rosario Bravo Aguilar, llevarán a cabo trabajos para su adecuada preservación. Esto después de estabilizar nuevamente los documentos y de trazar una metodología con base en su estado y el tipo de papel.

El arqueólogo Sánchez Nava, director de Planeación, Evaluación y Coordinación de Proyectos, explicó que la tardanza para abrir la Caja de dedicación se debió a la necesidad de disminuir la humedad filtrada, pues la pieza no era hermética y presentaba oxidación en una de sus partes. Esta labor fue supervisada por expertos de la Dirección de Salvamento Arqueológico y de la CNCPC.

Comentó que la localización de las fotografías tomadas por Casasola (las que pueden verse en el apartado de Exposiciones virtuales del SINAFO) fue una feliz coincidencia. En ellas se observa al presidente Díaz, junto con miembros de la comunidad francesa, colocando la Primera piedra o Caja de dedicación de la estatua de Pasteur.

“Nosotros queremos profundizar un poco más, necesitábamos pistas y ahora las tenemos. En ese momento (de la colocación de la Caja de dedicación), el 11 de septiembre de 1910, faltaba poco más de dos meses para que arrancara la gesta revolucionaria.

“Se trata de un momento de quiebre, el mismo Díaz se ve ya como un anciano pero todavía dando muestras de entereza, y de las relaciones que había logrado establecer a nivel internacional.

“Aparece el general Díaz metiendo la cucharilla de albañil en la mezcla de cemento para vaciarla encima de la Caja de dedicación (con una cubierta de plomo), ésta incluso tiene huellas todavía de la mezcla que le cayó. En otro momento, se ve a otro personaje ‘metiendo también su cuchara».

Incluso —dijo—, al parecer, ese mismo día (11 de septiembre de 1910) la comunidad americana donó la estatua de George Washington, la cual se localiza en la colonia Juárez de la capital. Esta serie de monumentos fueron otorgados por distintos países, a manera de conmemoración del primer centenario de la Independencia de México.

Pedro Francisco Sánchez Nava comentó que gracias a la relación que se mantiene con el Gobierno del Distrito Federal, se prevé que en el lugar del hallazgo se coloque una nueva caja de dedicación para recrear la información. No obstante, los materiales originales posiblemente pasen a formar parte del acervo de uno de los museos del INAH, luego de los trabajos para su conservación.

Fuente Conaculta

1 Comentario

  1. Me parece muy intersante la intervención realizadaen la Plaza Pasteur. Me parece que la ciudad gana con nuevas vistas hacia el edificio proyectado por Pani y una sorpendente relación -intersección con Paseo de la Reforma. Bien por el proyecto de paisaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here