bc.gif

Así es, el Ballet Nacional de Cuba regreserá a México el próximo 21 de febrero con su fundadora y directora, Alicia Alonso.

El Auditorio Nacional, en la Ciudad de México, será la sede donde la compañía fundada el 28 de octubre de 1948 dará fe del rigor estilístico, respeto y, sobre todo, el amor al patrimonio artístico universal que ofrece en cada una de sus presentaciones.

Para esa ocasión, expuso la empresa promotora de la visita, el Ballet Nacional de Cuba ejecutará el programa «La Magia de la Danza», compuesto de fragmentos de obras punteras del gran repertorio, desde la introducción hasta el último cuadro, en un refresco para la
memoria del aficionado habitual.

La calidad de las piezas clásicas está asegurada por el aporte de Alicia Alonso, artista multipremiada en el mundo, legendaria por su interpretación de «Giselle» y depositaria del repertorio tradicional.

Además, el conjunto y las primeras figuras de la agrupación se destacan como respetuosos intérpretes del estilo clásico, todo lo cual se conjunta para ofrecer un recorrido por los clásicos de este arte escénico.

Se trata de siete fragmentos de los éxitos más afamados del siglo XIX, con cientos de vestuarios e impresionantes diseños, apropiadas para el público actual, siguiendo la tónica de la compañía que considera a este arte como vivo.

«La Magia de la Danza» estará integrado por cuadros de las obras «Giselle», el más famoso de los ballets románticos, estrenado el 28 de junio de 1841 en la Opera de París, con Carlotta Grisi y Lucien Petipa en los papeles protagonistas.

Para la presentación del ballet caribeño, fue elegido el momento en que el guardabosques «Hilarión» visita la tumba de «Giselle» y las «Wilis», almas en pena de doncellas que murieron antes de sus bodas, salen de sus tumbas y realizan sus misteriosas danzas.

Asimismo, una fracción de «La Bella Durmiente del Bosque», composición que fue estrenada en 1890 en el Teatro Marinski de San Petersburgo y que Alonso ha llevado su versión coreográfica a la Opera de París y la Scala de Milán.

En el caso del programa que ofrecerá la compañía el 21 de febrero se decidió por el tercer acto, un gran divertimento que corresponde a las bodas de la princesa «Aurora» y el príncipe «Desiré».

Asimismo, «El Cascanueces», coreografía que se estrenó el 18 de diciembre de 1892 en el Teatro Marinski de San Petersburgo y que tiene como base el relato «El Cascanueces y el Rey de los Ratones», de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, quien se inspiró en una leyenda eslava.

La agrupación isleña llevará al recinto capitalino la escena conocida como «Vals de las flores», para concluir con el «grand pas de deux», uno de los más hermosos dúos clásicos en la historia del ballet.

Un cuadro de «Coppélia o La muchacha de los ojos de esmalte», obra puesta por primera vez en la Opera de París el 25 de mayo de 1870, será interpretado por los bailarines cubanos.

Se trata del que «Swanilda» y «Franz», los protagonistas del ballet, celebran sus bodas y se unen en el conocido «pas de deux» del tercer acto, al que se añade la mazurka del acto primero.

De «Don Quijote», cuya primera función ocurrió el 26 de diciembre de 1869 en el Teatro Bolshoi de Moscú, inspirado en un episodio de la famosa obra homónima de Miguel de Cervantes Saavedra, será también ejecutado una parte.

Se trata del primer acto, cuando llegan los toreros a la plaza de una aldea de Castilla y entre ellos va el andaluz «Espada» con su amante «Mercedes» y cuyo baile contagia a todo el pueblo. También ejecutarán el famoso «grand pas de deux» del tercer acto.

De acuerdo con el programa, un fragmento más que engalanará los sentidos de los asistentes es de «El Lago de los Cisnes», una de las obras más conocidas del repertorio tradicional que tuvo su estreno en el Teatro Bolshoi de Moscú el 20 de febrero de 1877.

En el segundo acto, el príncipe «Siegfried» llega a un bosque encantado persiguiendo una bandada de cisnes y cuando se dispone a dispararle al más hermoso de ellos, éste se transforma en una bellísima joven, que aún conserva algunas características del cisne,
representativo fragmento que será ejecutado.

La última pieza que constituye el ambicioso programa y que dará muestra de la calidad artística de la agrupación cubana, es la «Sinfonía de Gottschalk», obra creada entre 1858 y 1859 por el compositor y pianista estadounidense Louis Moreau Gottschalk (1829-1869) y que se estrenó en el Gran Teatro de Tacón, en La Habana, en 1860.

De los movimientos que componen la obra, que es considerada una de las creaciones fundamentales de su autor y la de mayor trascendencia entre sus partituras vinculadas a la cultura caribeña, «La Noche» y «Fiesta criolla», fue elegida una escena del segundo.

Así, el Ballet Nacional de Cuba entregará un mosaico de lo más representativo del génereo clásico en su programa «La Magia de la Danza», que llevará al Auditorio Nacional, en la Ciudad de México, el 21 de febrero próximo.

1 Comentario

  1. hola!! Me gustaría que me pudieran decir en que otras ciudades, además, de la Cd. de México se presentará el Ballet Nacional de Cuba…. estoy muy interesada por asistir a una de su presentaciones….
    Gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here